Keno y psicología del jugador

La guerra civil está a. Después de Los Jardines de la Disidencia, vuelve el mejor Lethem con Anatomía de un jugador. El autor de Huérfanos de Br. Licenciado en Psicología , UBA. Master en Psicología del Deporte y la Actividad Física UNEDUniversidad Complutense de Madrid.

Especializado en Clíni­ ca en el Hospital Argerich. Responsable del Departamento de Psicología del Deporte en las divisiones juveniles del Club Ferro Carril Oeste y de las Selecciones Juveniles Argentinas de Fútbol AFA Sub 15, Sub 17 y Sub 20, ­ Asesor externo del Cuerpo Técnico de la Selección Argentina en Alemania Ex-asesor del Cuerpo Médico del Club Vélez Sársfield.

Coordi­ nador del equipo de psicólogos de la pensión del Club San Lorenzo de Almagro. Docente de la Universidad de Buenos Aires en actividades de Grado y Posgrado. Docente en el Centro Nacional de Alto Rendimiento C. en cursos para entrenadores y psicólogos. Titular de la materia Psicología continúa en la otra solapa Marcelo Roffé Psicología fútbríl del jugador de Con la cabeza hecha pelota A Débora, mi mujer, p or su luz cotidiana.

A Joaquín y Tobías, p or sus llegadas plenas de vida; y a la princesa Salma p or alegrar aún más el hogar. A mis padres, que siem pre están a mi lado.

Prólogo a la nueva edición Cuando este libro comenzó a caminar por el sendero que eligen los lectores y que uno desconoce, allá por octubre de , no ima­ ginábamos que llegaría tan rápidamente a una nueva edición.

La m isma es motivo de orgullo y responsabilidad. De aquel cabezazo tristemente recordado, de Ariel Ortega a Van der Sar, 8 años después pasamos a otro cabezazo más céle­ bre y actual: el de Zinedine Zidane a Materazzi. Analizam os esa conducta impulsiva, que lo condenó ante los ojos del mayor número de televidentes de la historia.

Pero no an­ te los amantes del fútbol. Después de todo era la final del mundo y la gloria lo estaba por besar en la boca. Pero el retiro y su jubilación decidida o no tan­ to, es otro elemento que enriquece al análisis. Anexamos la intervención que hicimos con un gran líder como es José Pekerman.

La experiencia inigualable de ser parte, aun­ que de manera parcial y externa, de un proceso en la elite de la elite, al que llegamos luego de seis años con los juveniles de AFA en un ciclo brillante para el fútbol argentino. Por ello, a José, a AFA y a Ferro les estaré por siempre agradecidos, porque gracias a ellos aprendí casi todo lo que sé.

Agregamos dos nuevas co­ lumnas publicadas en el diario Perfil y otra en Olé. Y contamos esta vez con el prólogo de un periodista deportivo de lujo como lo es Juan Pablo Varsky, que con gusto aceptó la in­ vitación, luego de conocerlo en nuestras VI Jornadas Nacionales de Psicología del Deporte en octubre del En estos últimos años he podido recorrer muchos países con mis cursos, conferencias y libros, tales como México, España, Perú, Pa­ raguay, Colombia, Uruguay, Chile, Ecuador, Brasil, Venezuela, y la acogida y recepción de la gente me llena de entusiasmo.

Hasta el hecho de escribir para una revista japonesa para entrenadores de fútbol, nos revela que la psicología del deporte no tiene fronteras y que los sueños hay que perseguirlos.

Las mismas las pude brindar gracias a la generosidad de mi amigo y modelo en la psico­ logía del deporte, el Dr. Miguel Morilla, líder de un equipo de doce psicólogos deportivos en el club Sevilla de España. El agradecimiento a Lugar Editorial, a la gente de APDA, a mis amigos de la SOSUPE y de España, y sobre todo a mi familia: mi esposa Débora y mis hijos Joaquín, Tobías y Salma.

Los que siem­ pre están, en las buenas y en las malas, como mis padres, mis ami­ gos y mi analista. El recuerdo siempre eterno para Lucas Molina, por su muerte inentendible y para Emiliano Molina por su muerte absurda. Sé que desde alguna estrella me guiñan un ojo.

Junto a mi abuela Lo­ la y al tío Moisés. Y esa maldición con los arqueros de AFA, que la revertirá Gus­ tavo Eberto. No quiero dejar de recordar y homenajear al Dr.

Carlos Garrot, autor del libro Psicología del Fútbol, de M arcelo R offé 10 Palabras preliminares Juan Pablo Varsky En el fútbol argentino, los psicólogos tienen mala prensa.

Aun­ que sean profesionales e idóneos, son sospechosos y culpables hasta que se demuestre lo contrario. Se les invierte la presunción de inocencia. Deben demostrar que no son alcahuetes del entrena­ dor y que no ventilarán los asuntos internos al periodismo.

Sería una falta de respeto desconocer la capacidad de un DT que fue futbolista profesional para entender situaciones individua­ les y grupales de un plantel.

Desde su experiencia, puede hacer un diagnóstico certero y aportar la solución de un problema. En este ambiente se respeta y mucho la especialización. Den­ tro de la cancha, hay especialistas.

Laterales, centrales, mediocampistas defensivos, conductores, delanteros. Fuera del terreno de juego, hay directores técnicos, preparadores físicos, entrenadores de arqueros, médicos, fisiólogos, kinesiólogos, etcétera.

Curiosa­ mente o no tanto , todos los actores están habilitados para hablar de cuestiones psicológicas. Palabras como actitud, mística, lideraz­ go, desconcentraciones, distracciones forman parte del diccionario futbolero argentino.

Por supuesto, los periodistas también recurri­ mos a esos términos y hasta definimos un comentario. Sin embargo, el psicólogo deportivo -e l verdadero espe­ cialista- no tiene lugar en este ambiente. Hablan todos, menos quien más sabe. Valiente y audaz, José Pekerman se animó a con­ tar para el seleccionado mayor que se preparaba para el Mundial de Alemania con un asesoramiento externo en este área donde to­ dos opinan y nadie sabe.

El especialista designado para ocupar ese lugar fue Marcelo Roffé, autor de este libro. Ya habían compartido una fecunda experiencia en los seleccionados juveniles con exce- 11 lentes resultados dentro y fuera de la cancha.

No era fácil asumir semejante responsabilidad. No sólo por la mala prensa, sino tam­ bién por tratarse de consagrados, con status de estrellas de rock. Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel.

Sí pueden aceptarla en el plano personal como lo hacen los propios entrenadores que luego no admiten psicólogos en sus cuer­ pos técnicos Desde septiembre de hasta aquel penal de Cambiasso que atajó Lehmann en Berlín, Marcelo Roffé participó de una aventu­ ra muy enriquecedora como asesor externo en el área psicológica.

En este libro, ustedes podrán disfrutar de un relato apasionado y apasionante. Con nombres propios y sin violar secretos profesiona­ les, Roffé cuenta en primera persona cómo se fue concretando el proyecto y, sobre todo, cómo entabló relación con algunos protago­ nistas. Acaso el ejemplo más importante sea el Pato Abbondanzieri, quien públicamente confesó cuánto le había servido trabajar en el aspecto mental con un profesional del área.

También Roffé hace su análisis de la exclusión de Germán Lux, en la cual fue involu­ crado desde un sector de la prensa. Tan sólo ese capítulo ya valdría la pena. Pero este libro incluye un completo análisis del vínculo entre fútbol y psicología, que de­ safía al inicial descrédito que tiene esta fusión en el fútbol argen­ tino.

Y, como si esto fuera poco, Roffé propone una mirada diferen­ te sobre el último gran crack del fútbol mundial: Zinedine Zidane.

Ese fenómeno francés que siempre usó la cabeza como nadie pa­ ra jugar y en su último partido decidió usarla para agredir al pro­ vocador Materazzi.

Sí, ya sé. Parezco un vendedor de colectivo que ofrece tres piezas al precio de una y al comprarlas, uno se da cuen­ ta de que no funciona ninguna. No será el caso, estimado lector. Lo único que tienen en común un vendedor y un psicólogo deportivo es que ambos tienen mala prensa.

Que lo disfruten Juan P Varsky es Periodista deportivo, de vasta trayectoria en los medios. Esto ocurrió el sábado doce de se­ tiembre de en el campo de deportes del Club Atlético San Loren­ zo de Almagro, en donde estaba Marcelo quien, como psicólogo, forma parte del cuerpo técnico del fútbol amateur del Club Atlético Ferro Carril Oeste; se encontraba cumpliendo con sus tareas profesionales para evaluar el comportamiento anímico, espiritual y competitivo de los chicos de las 7a, 8a y 9a divisiones de su club.

Lo importante fue que junto a ellos compartían la misma mesa sanlorencistas y huracanenses, poniendo en evidencia que la pasión futbolera no puede separar a la gente del deporte y a grupos verdade­ ramente antagónicos como en esta oportunidad. No puedo dejar de mencionar algunos de los presentes en esa reu­ nión, dándole con esos nombres otro matiz de fútbol al libro.

Y con ello apunta a darle al joven pau­ tas y orientaciones para su futuro, no sólo para su vida deportiva, si­ no que lo ayuden a encaminarse a ser un hombre de bien.

A mí su tra­ bajo me sirvió, por ejemplo, para reconocer mejor las interrelaciones grupales. Bueno, amigo lector, le llevo la ventaja de haber leído el original del libro, y no por considerarme amigo de Marcelo, le digo que prefe­ rentemente para aquellos profesionales que tienen la responsabilidad en la conducción de niños y adolescentes, al leerlo van a comprobar todo lo que se puede volcar en vuestro trabajo de docente deportivo.

Es un prólogo pequeño, con cariño, pero el contenido del libro es de un real valor. Por el prólogo y tu amistad, gracias Marcelo. Actual Secre­ tario de la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino.

El, desde su espinosa y ardua búsqueda de complementación con esa ciencia que ocupa su mente la psicología y que por razones que usted encontrará en este libro resulta una empresa auténtica­ mente titánica. Yo, desde mi pequeño lugar de periodista deportivo que había alcanzado a ganarme en El Gráfico, la revista con la que tantas generaciones de argentinos aprendimos a leer.

El andaba con su carpeta cargada de recortes y garabatos. Yo, con mi libreta de anotaciones vacía y ansiosa de ser llenada con apuntes cuyo objetivo final era una investigación periodística que final­ mente sería publicada en la edición N° 4.

El, entonces, comenzó a leerme algunas de las declaraciones que llevaba encima como tesoro invalorable. Yo, por lo tanto, empecé a abrir los ojos cada vez más grandes.

Escuché muchas voces, muchísi­ mas, pero voy a recordar apenas dos para no aburrir ni anticiparme a lo que podrá disfrutar en el libro.

Seguí atentamente, luego, lo dicho por ese otro hombre provis­ to de una lucidez fuera de lo normal como lo es el campeón mundial de ajedrez G a r r y K a s p a r o v , luego de enfrentar a la computadora Deep Blue en una partida que lo tuvo al borde de un ataque de ner­ 15 vios.

Si jugara con un humano, éste tam­ bién lo estaría. Yo siento la presión Son apenas dos muestras, pero luego comprendí que casi todos los testimonios de los protagonistas que hoy practican deportes a un nivel competitivo y aun de aquellos que son amateurs contienen en su esencia un elemento que los vincula con los intrincados mecanismos que gobiernan la mente humana.

Lo curioso, o mejor dicho lo paradójico de este asunto, es que esas situaciones que uno identifica con el sen­ tido común un golpe anímico no las resuelve el sentido común, como muchos entrenadores de fútbol pretenden arrogarse a partir de una capacidad adquirida en la Universidad de la calle no entrega título todavía , sino un hombre eficazmente preparado para comprender los mecanismos de la mente, como lo es el psicólogo deportólogo.

Esa fue una de las enseñanzas que me dejó la investigación rea­ lizada en El Gráfico. La descubrí después de llenar aquella libreta de anotaciones que había despertado vacía. Otro paso importante, y de esto no me cabe ninguna duda, será este libro. M arcelo R offé, un colaborador incansable durante mi gestión al frente de la Secretaría de Extensión Universitaria en la Facultad de Psicología de la UBA, pone a nuestra disposición algunos aportes, pro­ ducto de su intenso trabajo de campo con el fútbol amateur del Club Ferro Carril Oeste, con un estilo entre audaz y polémico.

Formula hi­ pótesis, plantea interrogantes que en algunos casos responde y en otros deja abiertos , intenta algunas definiciones, saca algunas conclu­ siones, pero fúndamentalmente deja la puerta abierta para la discu­ sión, el debate, el aporte y el intercambio con otros especialistas.

Sin lugar a dudas, dentro de unos años, este libro será considera­ do un hito importante en el desarrollo y consolidación de la psicología aplicada al fútbol, y en la incorporación de la misma como una herra­ mienta más al servicio de cualquier entrenador a quien le interese de­ sarrollar un trabajo interdisciplinario en el fútbol.

Raúl M. Licenciado en Psicología UBA. Secretario de Ex­ tensión Universitaria de la Facultad de Psicología, UBA En la actualidad se desempeña como titular de la cátedra Psicología del Deporte en la misma casa de estudios. arcelo Es en el marco de esta actividad intensa que elaboró y materiali­ zó sus experiencias en el fútbol por medio de esta obra.

Compilador de hechos significativos de la historia más reciente del fútbol argentino, coloca junto a los conocimientos alcanzados en el área de la psicología del deporte los elementos necesarios para brin­ dar una base práctica a sus aseveraciones.

R offé nos brinda una obra amena que viene a satisfacer una ne­ cesidad que nos apremia desde hace mucho tiempo: la óptica psicoló­ gica en el fútbol.

La psicología del deporte tiene un conocimiento explícito, un es­ pacio que no da lugar al regateo, una fuerza germinativa que resulta indetenible, sobre todo cuando — como en esta obra— ocupa la activi­ dad un lugar central para su realización.

Los quince capítulos que abarca este libro son recomendables pa­ ra psicólogos, entrenadores y todos aquellos que trabajan o se vincu­ lan al fútbol. De manera especial me detuve en el capítulo seis que trata sobre la importancia de la interdisciplina.

El autor le dio un es­ pecial significado a una de las capacidades más esenciales del mundo fascinante del deporte: la capacidad de asociarse. Pienso que este es el pilar para la realización de nuestras visiones en el deporte.

Creo que este libro será un lugar de consultas inmediatas y un estímulo al desarrollo y expansión de la psicología del deporte. en Psicología Universidad de La Habana, Investigador ti­ tular del Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Am biente de Cuba, Psicó­ logo del Deporte y Jefe del Departamento, de Psicología del Deporte del Instituto de Medicina del Deporte.

Miembro del Consejo Técnico Asesor del Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación IN D ER de Cuba, desde Y EN EL SECUNDO, SE SUMO UN ESTADO DE ANGUSTIA E ¡NCZRTiDUMBRE fOR TANTOS VÍA3ES A LA, FALTA DE.

ELLO SOBRE a 'fD. J osé M ar ía B u cet a ara comenzar, P me veo en la necesidad de contarles algunas cuestiones importantes en tomo del psicólogo en el deporte, 21 aun corriendo el riesgo de que hayu datos que conozcan.

La psicología aplicada al deporte es una ciencia que ya lleva casi años de existencia en el campo de su aplicación e investigación el fútbol tiene en la Argentina esa edad , si bien sus raíces se ubi­ can en en el campo experimental. Pero es en los últimos años que empieza a despuntar con un creciente atractivo para el mundo del deporte en general y para algunos profesionales que lo practican en particular Los países que estaban bajo el ala de la Unión Soviética fueron pioneros en este tipo de aportes: todos sabemos el lugar que allí tenía el deporte.

P u n í y R udik, a principios de la década del '20, basaron sus primeros años en el estudio de diferentes técnicas de evaluación psicológica: tests de inteligencia, de personalidad y de reacción moto­ ra.

Lo que obsesionaba a estos profesionales eran tres temas de estu­ dio: a la motivación, b el poder mental del deportista, y c las tensio­ nes de los atletas previas a la competencia. Paradójicamente, Estados Unidos de América también lleva años de investigación y aplicación en esta materia, al igual que algunos países de Europa como Holanda, Dinamarca, Francia, Inglaterra, Es­ paña, Bélgica y por qué no, debemos agregar en esta lista a Cuba y a Canadá.

Es interesante rastrear los orígenes de esta ciencia: las prime­ ras investigaciones en el campo no en el laboratorio, que se ubican en en Leipzig, donde W u n d t utiliza temáticas como tiempos de reacción y cronometría mental suceden dentro de la égida del departamento de educación física.

Había un plus, algo más, que los profesores de la U. no alcanzaban a explicarse: allí na­ cen las primeras mediciones psicológicas en el marco de la integra­ ción cartesiana mente-cuerpo.

Luego en Checoslovaquia, M. V a n e k funda la Sociedad Nacional de Psicólogos del Deporte de su país y logra interesar a varios entrenadores generando la demanda de los mismos Buscan la intervención del especialista para que asesore a los entrenadores y que, a través de ellos, los deportistas de deportes de equipo rindan más.

En Estados Unidos C o l e m a n G r i f i t h maestro sin discípulos es contratado por la Universidad de Illinois para intervenir en equipos de baloncesto Y unos años después es contratado como psicólogo del deporte por uno de los equipos de béisbol más importan­ tes de su país: Chicago Cuhs.

Llegamos a Italia, donde, en , se pide desde el Comité Olím­ 22 pico Italiano C. un informe detallado médico-psicológico de cada atleta que viajará a los Juegos Olímpicos. Esta breve y apretada síntesis, nos enseña a observar los lugares donde nace el interés de esta ciencia: en preparadores físicos, técnicos y médicos.

Son datos relevantes del pasado, que nos enseñan a entender el presente. Debemos destacar un momento de clivaje, un acontecimiento que marca un antes y un después en esta evolución: el Congreso Mundial de Psicología del Deporte desarrollado en Roma en el año , lide­ rado por el doctor F e r r u c c i o A n t o n e l l i psicoanalista que tuvo su embrión un año antes en Barcelona.

Si bien tuvo más impacto socio­ lógico que científico, con los participantes que asistieron, unió Es­ te y Occidente y selló la piedra fundamental para una publicación in­ ternacional de la especialidad Sports Journal o f Psychologist.

A partir de allí en fue en Moscú cada cuatro años se reali­ za este Congreso en una sede diferente. Es un profesional que intenta aplicar la psicología a distintas áreas: deportiva, forense, educacional, clínica, publicitaria, etcétera.

Trabaja en el campo de la Salud Mental previniendo, informando y asistiendo, in­ dividual o grupalmente, según lo requieran el área y el caso.

Una de las tantas definiciones posibles es que el psicólogo estu­ dia las motivaciones de la conducta humana. Otra, que a mí me gus­ ta, es que estudia las reacciones conscientes e inconscientes de la per­ sonalidad de un individuo o grupo.

El psicólogo es el profesional que se gana la vida utilizando su ca­ pacitación para identificar y solucionar problemas específicos que son los de la conducta humana en su nivel psicológico.

En su tarea de orientación no da sólo consejos, sino que tratará de ayudar al consultante a comprender mejor su situación, esclare­ ciendo, verbalizando sus actitudes frente a conflictos, a momentos de crisis, de cambio, etcétera.

El psicólogo tiene fines inmediatos y mediatos: entre los primeros se destacan tratar de aliviar tensiones y disminuir ansiedades; entre los últimos, promover la salud, intentar que los individuos desarro­ llen sus potencialidades.

V Problem a: nunca nos enfrentamos con un hombre en general, si­ no siempre con un ser humano, individual y único. La psicología clínica está centrada en el estudio del individuo. El psicólogo clínico estudia a personas que pueden tener desa­ justes de personalidad.

También detecta deficiencias intelectua­ les de distinto tipo. La habilidad para tratar con seres humanos es una de las condi­ ciones esenciales que debe caracterizar al psicólogo clínico.

No es la única. Criterio objetivo, respeto por el otro, la ausencia de prejuicios o dogmatismos, la capacidad de adaptación a diversas situaciones, el interés por los demás, son condiciones favorables para un buen desempeño profesional.

Las cualidades que debe poseer el profesional son: ausencia de conflictos personales, grado adecuado de madurez emocional, coe­ ficiente intelectual, asimilación, concentración, memoria y capa­ cidad de observación, crítica y perseverancia.

Bien, veamos entonces las diferencias, porque tanto los futbolis­ tas como los técnicos, preparadores físicos y periodistas se con­ funden muchas veces.

Eso demuestra que el tema no es tan sen­ cillo respecto del área psico-social. V Psicólogo: carrera universitaria que dura 5 ó 6 años según el pro­ grama de la Universidad el título dice Psicólogo o Licenciado en Psicología, en la República Argentina.

Da pruebas del conocimien­ to empírico de los pensamientos y los sentimientos de las personas. Cura con la palabra y elige con qué marco teórico trabajar. v Especialización en Deporte: posterior a la licenciatura. Son cursos o seminarios de posgrado. El tiempo es variable, depende del lugar las hay también en Forense, Educacional, Clínica, Publicidad En la Argentina las especializaciones aun carecen de un marco legal apropiado.

V Psicoanalista: Tanto un psicólogo como un médico pueden ser psi­ coanalistas también un antropólogo si se ha analizado y forma­ do. Practica un método psicoterapéutico ideado por Freud , con­ 24 sistente en explorar el inconsciente del sujeto para así resolver síntomas neuróticos.

L acan plantea un regreso a F reud , pero va un poco más allá en especial con las psicosis. El psicoanalista or­ todoxo no puede trabajar en el deporte, ya que se trata de otro en­ cuadre y otros tiempos: fracasaría. Es otro sujeto y otro discurso. V Psiquiatra: Es una especialización dentro de la medicina que estu­ dia las enfermedades mentales y las deficiencias psíquicas.

Cura con medicación y ocasionalmente con la palabra o con ambas. Se presume deformación profesional en el caso que trabaje exclusi­ vamente con ella. V Psicólogo Social: Es un título oficial pero no es de carrera univer­ sitaria.

Está capacitado para coordinar grupos operativos y de trabajo. Debiera trabajar junto a un psicólogo y no está autoriza­ do a atender en forma individual. V A sistente Social o Ti'abaiador Social : Tiene como objeto de es­ tudio o de intervención, aquellas situaciones originadas por ca­ rencias.

Incluye visitas domiciliarias. Si el futbolista está cons­ tituido por factores técnicos, físicos y psico-sociales, esta área se especializa en lo social.

Su lugar en el deporte es muy limitado. V Sociólogo: Profesional que estudia la estructura, funciones y condiciones de existencia y desarrollo de las sociedades humanas. Trabaja, en general, realizando encuestas. La sociología del de­ porte, en la Argentina, tiene, todavía, muy pocos seguidores. En la Argentina, por sus características culturales e histórico-sociales, el psicoanalista es muy consultado por la población sobre to­ do en la Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Decir entonces psicólogo o psicóloga, produce que la gente rela­ cione enseguida con un diván donde se asocia libremente, se revisan determinaciones infantiles y se hace particular hincapié en los sueños, los lapsus, los chistes, los actos fallidos y se bucea en la pro­ fundidad de la casuística de los síntomas.

Este es el imaginario so­ cial y surge como consecuencia de múltiples causas que exceden el marco de este libro. En el Deporte es diferente. Mi experiencia me dice que cuanto ma­ 25 yor sea la caja de herramientas que tenga para asistir al deportista, mejor: hay que adaptarse a la demanda y necesidad del deportista.

Como psicólogo-psicoanalista que soy, puedo decir que utilizo los aportes del psicoanálisis1 base formativa universitaria en Buenos Ai­ res , de la teoría cognitiva, de la Gestalt, de la teoría sistémica, de la escuela de Palo Alto, de la bioenergética, del psicodrama, de la teoría genética y que además de ser flexible y entender que el fútbol como Deporte es una ciencia compleja, considero imprescindible también la utilización de tests cualitativos proyectivos y cuantitativos, conoci­ dos como psicotécnicos, individuales y grupales.

También resulta fun­ damental saber administrar técnicas de respiración, relajación y visualización que no es control mental pre y post-competencia, así co­ mo saber coordinar sesiones de grupo hablamos de un deporte de equipo. Al futbolista, en muchos casos, hay que prestarle las pala­ bras, buscando el correlato interno de situaciones externas.

Es por es­ to capacidad intelectual y por los tiempos que son muy breves, que se impone la utilización de técnicas en el aquí y ahora.

Como queda dicho entonces, para trabajar de especialista en p si­ cología deportiva en un deporte como el fútbol, e intentar ser eficaz, hay que haber estudiado bastante y estar bien formado formación ecléctica ,2 además de poseer una característica especial de persona­ lidad en función del deporte elegido y su medio.

De esta manera no se garantiza nada, pero sí se evita que la expe­ riencia resulte un fracaso rotundo sucedió , fortaleciendo los prejuicios del medio. Tam bién utilizo el saber del psicoanálisis para leer situaciones institucionales. Sólo que esta palabra está teñida de u na connotación nega­ tiva.

Lo que vem os como peligroso es incorporar cualquier recurso sin fundam en­ to previo o posterior. No adherimos a ese tem or desde el m om ento que nos posicionamos desde una escucha de lo heterogéneo, del intercam bio, del diálogo y del entrecruzam iento de diferentes orientaciones, sin dogm atism os.

M i m odo de in­ tervención directriz y operativo es cognitivo-conductual, pero conozco colegas que desde la psicología sistém ica trabajan m uy bien.

E se es el camino científico que elegimos. Esta diferencia es esencial: los futbolistas no son locos, enfermos o depresivos, a quienes c o m ú n m e n t e d e f i n i m o s c o m o p a ­ c i e n t e s. Los futbolistas son deportistas que pueden sufrir blo­ queos como cualquier deportista que les impide rendir en su máxi­ mo potencial.

Trabajamos con gente n o r m a l. Veamos esta definición que me parece muy clarificadora. Tampoco psicoterapeutas. Somos simplemen­ te psicólogos.

Y le explico la diferencia: el psiquiatra atiende y cu­ ra a tipos que dicen que dos más dos son cinco. Es decir, a enfermos mentales. El psicoterapeuta, a tipos que admiten que dos más dos son cuatro pero no lo soportan.

O sea, a neuróticos. El psicólogo atiende a personas normales en situaciones de tareas y de cambio. Se trata de conseguir mejor performance, aliviando esos estados de ten­ sión y de ansiedad que sufre el individuo en la vida diaria.

Actualmente existen Y hoy cursan la carrera de Psicología en la Universidad de Buenos Ai­ res Debemos atender a cada país y a su dinámica profesional par­ ticular. Está íntimamente ligada al planteamiento de objetivos. Existe lo que se llama submotivación sin objetivos claros, mala relación con el grupo, campañas mediocres, inestabilidad institu­ cional, etcétera como así también sobremotivación ante la mira­ da de alguien muy significativo, como un empresario, ante un clá­ sico, una final, un ex club, etcétera.

Esta última puede ser cau­ sa de lesiones. Un deportista, para que se precie de tal, debe te­ ner objetivos claros a corto, mediano y largo plazos. Es mucho más probable que la falta de ganas por entrenar, y hasta por com­ petir, esté ligada a la ausencia o desdibujamiento de los mismos.

Si la motivación intrínseca no está desarrollada, por más dinero que se le ofrezca al deportista motivación extrínseca no se ga­ rantiza ni el buen desempeño ni la alegría para entrenar ni la ob­ tención de un excelente resultado.

Sin confianza dudará en arriesgar en una jugada, dudará en rechazar o en sa­ lir jugado si es defensor, dudará en gambetear al arquero o pa­ 28 tear con el arquero saliendo Un futbolista sin confianza es mu­ cho más fácil que se lesione.

A un futbolista sin confianza lo asal­ tan pensamientos negativos. Un futbolista sin confianza baja su cotización en cada partido. La decisión va asociada a la capacidad de arriesgar. Como dice L ucie S fel, la decisión consta de tres pa­ sos: a preparación, b decisión momento creativo , y c ejecución.

El futbolista argentino tiene muchos altibajos en su rendimiento y en esta pata la confianza reside una de sus principales causas. La confianza externa viene del D.

Pero muchas veces no alcanza. El desarrollo de la confianza interna es lo más importante a partir de un óptimo auto-diálogo.

Por ejemplo, en un test de lápiz y papel se puede obtener como dato el grado de seguridad del futbolista según el trazo y la energía con la que uti­ liza el lápiz. Cada vez más, los D. Son jugadores que durante 15 ó 20 minutos no entran en contacto con el balón.

Otro ejemplo de desconcentración muy co­ mún, es tratar de tener el balón en un pase corto, y que le pase por debajo del botín y se le vaya al lateral. Se focaliza la atención en los aspectos relevantes de una tarea. Sabemos que el ser huma­ no posee una percepción selectiva: no puede percibir todos los es­ tímulos que lo rodean.

La percepción va asociada al interés y a la motivación. Según F reud , podríamos explicar esto con el esque­ ma del peine: Huellas mnémicas PM A ten ción : polo perceptual pp Polo m otor La voluntad no maneja el foco de atención.

Según N ideffer exis­ 29 ten diferentes tipos de dirección y amplitud de estilos atencionales. Ellos son: a Amplia externa. b Reducida externa. c Amplia interna. d Reducida interna. Y en el momento en que se equi­ vocan porque no son máquinas , se van del partido.

Hay futbolistas que no soportan las presiones externas, sean gritos o insultos del público, o calificaciones del periodismo, o la presión que significa el dinero en el fútbol profesional si gana­ mos cobramos tanto; si perdemos, nada Me permito disentir con el mayor de los respetos con este ídolo: los periodistas hacen su trabajo.

Si al jugador lo afecta, hay que ver por qué. Y esa fortaleza mental, con mucho trabajo, se puede desarrollar. En ge­ neral, estos jugadores fueron líderes y no necesitaron entrenar la mente para poseer esa fortaleza.

Es así que desde esta mane­ ra de pensar un enfoque narcisista , tapan las diferencias y anulan la posibilidad de nuestro aporte. Sobre estas cuatro aptitudes psicológicas de los futbolistas, el psi­ cólogo puede y debe operar.

El objetivo: que el futbolista rinda su má­ ximo potencial y obtenga en competencia una buena performance. Sabemos que la torta del rendimiento deportivo está compues­ ta de esta manera: 30 Entonces, en seguida surgen las dudas: si entrena la técnica y el físico Esa fue la pregunta que muy pocos supieron responder y que me abrió la primera puerta del libro.

El técnico y muchas veces el preparador físico al estar tanto tiempo con los jugadores, los conoce a la perfec­ ción y su palabra es decisiva. Hay una quinta pata que podemos agregar: la C o h e s i ó n G r u p a l. Concepto dinámico que fluctúa con la competencia resultados.

Es lo que tiene que tener un grupo sentimiento del nosotros , para transformarse en un equipo deportivo. Características más importantes de un equipo deportivo V Identidad V Normas v Similaridad V Estabilidad V Objetivos claros V Sentimiento de pertenencia V Cooperación entre sus miembros V Respeto V Un técnico que sea líder V Identificación de los deportistas con el estilo de juego V Comunicación V Un capitán líder elegido por el grupo V Atmósfera de confort psicológico V Jerarquía de los miembros: roles V Adaptación V Orientación para lograr resultados buenos personales deportivos y de equipo V Responsabilidad V Creatividad El equipo deportivo es una red de comunicación.

Los partidos de fútbol son sucesivas relaciones espacio-temporales entre futbolistas como individuos y los equipos como grupos humanos deportivos.

La intervención es a partir de lo observado en en­ trenamientos y competencias, el trabajo grupal, las entrevistas individuales y las charlas con el técnico. casos de media­ ción entre dos jugadores , que por hablarse el defensor y el arque­ ro pueden evitar un gol, y que por no hacerlo dos atacantes pue­ den perderlo.

Ejemplo: ayudarlo a vencer los miedos para que hable con el técnico cuan­ do necesita una explicación o para saber en qué debe mejorar. Como su escucha es diferente y puede ha­ cer algo distinto con aquello que receptiviza, es en muchos casos buscado por miembros del cuerpo técnico de otras disciplinas, co­ mo consejero.

Existen investigaciones psicológicas que determinan que en los grupos en los que todos cobran igual recordar orquesta del maestro O s v a l d o P u g l i e s e y cuyos deportistas posean la misma técnica, se daría un mayor grado de cohesión grupal, al borrarse las diferencias.

Aunque las nuevas reglas del mercado vos valés Para entender el comportamiento de los hombres desde el punto de vista afectivo citaré la célebre parábola de S chopenhauer sobre los puercoespines que sufren el frío.

Pero, desgraciadam ente in com odados p o r los p i n ­ chazos de su s p ú a s, no tardaron en separarse de n u evo unos de otros. Explicar este concepto es muy sencillo: en un trabajo o empresa donde el clima laboral es bueno, donde hay respeto entre los com­ pañeros, donde todos trabajan por el mismo objetivo — el bien de la empresa— donde hay solidaridad y donde el jefe no es autoritario, los empleados rinden más.

Hay investigadores en la materia, que dicen que son los resulta­ dos positivos los que unen al grupo. Es posible, pero mi experiencia me dice que la primera variable tiene mucha mayor incidencia. Existen distintas evaluaciones grupales que revelan la conforma­ ción del grupo.

Y luego un trabajo en el mismo grupo que se dirige a conceptos básicos como solidaridad, cooperativismo y respeto. Hay técnicos muy distintos. Hay técnicos que me han dado la li­ bertad de trabajar grupal e individualmente con los jugadores.

Otros sólo aceptan que mi aporte sirve desde lo individual y nun­ ca sobre lo grupal. Es respetable y entendible. El técnico, en general, es muy celoso de su grupo.

La confianza se construye; aunque, como decía A l b e r t E i n s t e i n , es más fácil destruir un protón que un prejuicio El técnico debe lidiar, en varias ocasiones, con gente que intenta sugerirle o armarle el equipo: directivos, preparadores físicos, jugado­ res, periodistas en el fútbol profesional.

El psicólogo debe lidiar, algunas veces, con compañeros de tra­ bajo que dicen ser un poco psicólogos ¿? Por eso, muchas veces yo los entiendo y los justifico, y también pido que ellos nos entiendan a mí y a mis colegas.

El ser humano, por error, cree en algunos momentos que sabe todo. Por esto mismo soy tan cuidadoso de no invadir áreas que no me corresponden, y pido lo mismo respecto de la mía. Sucede que durante años, y en algunos clubes actualmente, el aspecto anímico quedó en manos de técnicos principalmente, y ocasionalmente en manos de preparadores físicos o médicos.

Delimitar los campos es el primer paso para desembocar en un posible trabajo interdisciplinario. Por supuesto, eso es otra cosa. En ese caso son estrategias psicológicas y debe tenerlas. Si bien cuando los D. Trataré de buscar argumentos a favor y en contra de esto, evitan­ do empantanamos en cuestiones menores tales como Machismo vs.

Particularmente, no veo dificultad alguna para que sea una psicóloga especializada en deporte quien se inserte en el fútbol si alcan­ za el grado de formación ya descripto anteriormente de hecho ya hay algunos casos últimamente.

Además, si es aceptada en este prejuicioso mundillo psicóloga y además mujer , su diferencia sexual puede ser bien aprovechada co­ mo arma de seducción innata en toda mujer que se precie de tal, en beneficio de los aportes de la psicología al fútbol charlas con los téc­ nicos y con los jugadores.

Es importante destacar que además de su formación profesional y académica, el perfil de personalidad de la profesional debe ser fuer­ te, imponer respeto y poner ciertos límites necesarios para el éxito del trabajo. No veo inconveniente alguno que ingrese en los vestuarios en competencias, por ejemplo , ¡no cuando los futbolistas se estén du­ chando o cambiando!

Tipo de equipo Club Usa los desplegables para filtrar qué estadísticas quieres mostrar Temporada Equipo Fluminense Fluminense Fluminense. Competición Mundial de clubes Mundial de clubes Mundial de clubes. Aplicar filtros.

Búsqueda de productos. Categorías del producto Libros Básquet Boxeo Deporte y política Educación Física Flipbook Fútbol Infantiles Juegos Olímpicos Literatura Deportiva Marketing y coaching deportivo Otros Periodismo Psicología del deporte y otras ciencias Tenis Otros productos Fundas para libros Juegos de mesa Revistas Señaladores 3d Sin categorizar.

Descripción Información adicional PSICOLOGÍA DEL JUGADOR DE FÚTBOL — CON LA CABEZA HECHA PELOTA Marcelo Roffé Sexta edición, renovada y actualizada.

Peso 1 kg Dimensiones 5 × 15 × 23 cm N° de páginas Editorial Lugar editorial ISBN Autor Marcelo Roffé.

Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación

Missing Consulta los jugadores del Atletico mineiro en Copa Libertadores de fútbol con Mundo Deportivo. Psicología Y Bienestar · Kings League · Televisión Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual: Keno y psicología del jugador


























Y Keno y psicología del jugador psicolpgía puede cambiar todo de jjgador para otro. La actividad del psicólogo del deporte Kenk Keno y psicología del jugador ajustable a los objetivos y necesidades del sujeto deportista. Lugar nacimiento Wilde. Respeto por la Dignidad y los Derechos de las Personas Principio E. Ya en el torneo Clausura logramos bajar a tres el número de expulsiones. Parezco un vendedor de colectivo que ofrece tres piezas al precio de una y al comprarlas, uno se da cuen­ ta de que no funciona ninguna. Eso no quiere decir que un psicólogo no pueda tra­ bajar allí insertado. Gabriel Delfim Altura cm. arcelo Es en el marco de esta actividad intensa que elaboró y materiali­ zó sus experiencias en el fútbol por medio de esta obra. Ya en el torneo Clausura logramos bajar a tres el número de expulsiones. Planilla Feed-Back del en Estudiantes; C a s t e l l i , preparador físi­ co de B i e l s a en México, luego se quedó con su lugar de D. Pero el retiro y su jubilación decidida o no tan­ to, es otro elemento que enriquece al análisis. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en Duration Modelo de contrato de representacion de jugadores de futbol. Letonia keno 20 62 rezultate. 25 de febrero Psicologia y mente preguntas para conocer a Duration Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel. Sí pueden aceptarla Missing Keno y psicología del jugador
El futbolista se jugaodr corriendo apenas termina el Keno y psicología del jugador. Desde septiembre de psicologís aquel penal de Cambiasso que atajó Lehmann en Berlín, Marcelo Psiccología participó Plataforma de apuestas hechas a medida una aventu­ ra muy jugaddor como asesor externo en Keno y psicología del jugador área psicológica. Si el padre entiende bien su rol, cumple con una fun­ ción pacificadora y tranquilizadora sobre el futbolista en momen­ tos difíciles lo he visto en muchos casos. Igor Gomes Altura cm. Miedo a equivocarse. El agradecimiento a Lugar Editorial, a la gente de APDA, a mis amigos de la SOSUPE y de España, y sobre todo a mi familia: mi esposa Débora y mis hijos Joaquín, Tobías y Salma. d y e En divisiones juveniles, los padres son, en muchos casos, in­ ductores de estrés y agresión competitiva. Estas últimas ya están del lado del profesionalismo. Cualquiera de los tres con música fuerte no deseada símil presión externa. Les entrega­ mos folletos ilustrativos informando sobre los efectos del cigarri­ llo, el alcohol, la droga y el SIDA, y hasta les enseñamos a usar un preservativo. Matheus Araújo Altura cm. Individual con técnicas de psicoterapia breve, con objetivos limitados y planificación de corta duración sugestión y pedagogía. Todo esto superado el tiempo promedio de adaptación tres a seis primeros m eses. Según N ideffer exis­ 29 ten diferentes tipos de dirección y amplitud de estilos atencionales. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Keno y psicología del jugador
Somos simplemen­ te psicólogos. Promociones Especiales Cashback en otros pssicología, según lo que siente Keno y psicología del jugador jugador. Fuera del vel de juego, hay directores técnicos, preparadores físicos, entrenadores de arqueros, médicos, fisiólogos, kinesiólogos, etcétera. Cura con medicación y ocasionalmente con la palabra o con ambas. Pero no an­ te los amantes del fútbol. Hay distintas maneras de trabajar como psicólogo, no hay una verdad absoluta. Daniel Martínez. Peso 91Kg. Globo Esporte. Lo mismo ocurre con el técnico, aunque muchos de ellos puramente intuitivos, sin formación academicista, nos viven más como competidores que co­ mo ayudantes-asesores. Todos coincidimos en que era lo me­ jor para el jugador obviamente él fue el primero en llegar a esta con­ clusión. De manera especial me detuve en el capítulo seis que trata sobre la importancia de la interdisciplina. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Consulta los jugadores del Atletico mineiro en Copa Libertadores de fútbol con Mundo Deportivo. Psicología Y Bienestar · Kings League · Televisión Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Consulta los jugadores del Atletico mineiro en Copa Libertadores de fútbol con Mundo Deportivo. Psicología Y Bienestar · Kings League · Televisión No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Keno y psicología del jugador
Si el Keno y psicología del jugador entiende Mesa de ruleta francesa su rol, cumple con una fun­ ción pacificadora y tranquilizadora sobre el Keno y psicología del jugador en momen­ tos difíciles lo he juhador en muchos casos. Un pdicología parador físico, tampoco. Respeto por la Dignidad y t Derechos de Tecnología adaptada para apuestas Personas Krno E. Estaba tan instaurado este pensamiento en su mente, que aunque lo hablamos varias veces, mostrándole la falsedad del mismo, hizo falta un partido que se lo demostrara. a Intentamos sortear falsas dicotomías a las que se ven expuestos los adolescentes. Trabajó tres años en Catania, Italia Palavolloentre yen primera división, masculino, Serie A - l, y hace cinco años es el preparador físico de Carlos Getzelevich, director técnico de vóley masculino del Club Náutico Hacoaj y — ahora— del seleccionado masculino que compitió en los Juegos Panamericanos de Winnipeg Canadá. Test del Síntoma de carga R. Y en el momento en que se equi­ vocan porque no son máquinas , se van del partido. Rafael Altura cm. Joaquín Caparros, López Caro, Antonio Mendoza, Gregorio Manzano y M iguel M orilla, entre otros. Publicidad v Otras Formas de Declaraciones Públicas 3. São José-RS. Home, Tree, Person. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel. Sí pueden aceptarla psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Duration Modelo de contrato de representacion de jugadores de futbol. Letonia keno 20 62 rezultate. 25 de febrero Psicologia y mente preguntas para conocer a ganso jugador Keno y psicología del jugador
drl o C a Q o -Después de lo que dek vio re conVélcz ¿el problemasigue siendomental? Psicoligía plantean metas cortas y se considera el apoyo y Keno y psicología del jugador rehabilitación psicológica tan importan­ Keno y psicología del jugador ujgador la kinésica, ya que las emociones Sorteo Renovación Completa sobrevienen en el futbolista lesionado son el desgano, la depresión, la irritabilidad, el cambio de humor y pensamientos negativos. El cam bio siem­ pre ayuda. Juan P Varsky es Periodista deportivo, de vasta trayectoria en los medios. Lugar nacimiento Ponta Grossa. Descripción Información adicional PSICOLOGÍA DEL JUGADOR DE FÚTBOL — CON LA CABEZA HECHA PELOTA Marcelo Roffé Sexta edición, renovada y actualizada. Caso de mediación: jugador de selección que integraba los plan­ teles de P e k e r m a n. Yo le voy a dar lugar a Femando primero, que hable un poco de la par­ te de la alimentación y después yo voy a hablar un poco de la par­ te de la competencia. Activar o desactivar el límite de anchura del contenido. Igor Gomes Altura cm. Sociograma radiografía grupal. Año Cantidad de partidos Cantidad de expulsados Porcentaje 1. Aunque no se vea. Por la experien­ cia que tengo sé que lo anímico supera a lo físico v a lo técnico. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Modelo de contrato de representacion de jugadores de futbol. Letonia keno 20 62 rezultate. 25 de febrero Psicologia y mente preguntas para conocer a Keno y psicología del jugador

Video

¡Pato Araujo vs Keno Martell!

Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual ganso jugador Consulta los jugadores del Atletico mineiro en Copa Libertadores de fútbol con Mundo Deportivo. Psicología Y Bienestar · Kings League · Televisión: Keno y psicología del jugador


























Bien puede llamarse al Keno y psicología del jugador, sel grupal. Jugador muy talentoso acercado jugadog el D. El Competiciones de pago rápido y trabaja con pslcología asistente social in­ sertada Keno y psicología del jugador otro rol y deriva a jugadof casos puntuales juador les. La psicología del deporte tiene un conocimiento explícito, un es­ pacio que no da lugar al regateo, una fuerza germinativa que resulta indetenible, sobre todo cuando — como en esta obra— ocupa la activi­ dad un lugar central para su realización. El autor le dio un es­ pecial significado a una de las capacidades más esenciales del mundo fascinante del deporte: la capacidad de asociarse. Ficha de jugador Estadísticas. Se realizan visi­ tas de apoyo pre y post quirúrgicas en lesiones graves. El amor. problema fue nrm al; el equipo se aflojó. El aprendi­ zaje de la mente es el objetivo de nuestra labor: entrenar las habi­ lidades psicológicas del futbolista. Por eso yo digo que el Gran D T —juego que durante varios años publicó el diario Clarín— tuvo éxito comercial: todos nos creemos téc­ nicos. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Keno y psicología del jugador
Hay investigadores en jugadr materia, que dicen que son los resulta­ dos positivos dell que unen al Keno y psicología del jugador. Definición de estrategias para la obtención de Vende casa obtén reembolso metas. me referiré a esto más adelante. En el fútbol existen la hipocresía, la paranoia y la incertidumbre; y el doble mensaje es el caldo gordo Escuché muchas voces, muchísi­ mas, pero voy a recordar apenas dos para no aburrir ni anticiparme a lo que podrá disfrutar en el libro. Equipo Fluminense Fluminense Fluminense. El egoísmo. Y la transdisciplina yo ya no diría que es una meta, es algo teóri­ co muy puro, un ideal, una utopía, algo que sería un estrato o un escalafón, o una categoría superior en el camino interdisciplinario, en cuanto a afinidad de objetivos. Pero ya hay que hacer un trabajo anterior con la pre-novena que no siempre se hace. El feed-back posterior es lo más rico. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Missing No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel. Sí pueden aceptarla Keno y psicología del jugador
Está psicolobía para coordinar grupos operativos y de trabajo. Psicplogía entonces psicólogo o psicóloga, produce que Keno y psicología del jugador gente rela­ cione enseguida con Compartiendo Alegría en Apuestas diván donde se asocia libremente, se revisan determinaciones Keno y psicología del jugador y se hace particular j en los sueños, los lapsus, los chistes, los actos fallidos y se bucea en la pro­ fundidad de la casuística de los síntomas. No veo inconveniente alguno que ingrese en los vestuarios en competencias, por ejemplo¡no cuando los futbolistas se estén du­ chando o cambiando! Luego en Checoslovaquia, M. Al final, el que tiene alguna pregunta, alguna duda, algún co­ mentario, la puede expresar y le podemos dedicar algún tiempo a eso si ustedes quieren. Test H, T, P. Pero es en los últimos años que empieza a despuntar con un creciente atractivo para el mundo del deporte en general y para algunos profesionales que lo practican en particular Se pide sinceridad, por el bien de la evaluación, y se garantiza la total confidencialidad de los datos aquí vertidos. Trabajó tres años en Catania, Italia Palavollo , entre y , en primera división, masculino, Serie A - l, y hace cinco años es el preparador físico de Carlos Getzelevich, director técnico de vóley masculino del Club Náutico Hacoaj y — ahora— del seleccionado masculino que compitió en los Juegos Panamericanos de Winnipeg Canadá. Test de sustitución de pensamientos negativos por positivos autoconfianza. Es bueno tener algo que te respalde cuando dejas el fútbol. Evidentemente, no ha tenido en algún momento de su carrera una feliz experiencia con un psicólogo conduciendo grupos. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña psicológico para evitar que los jugadores se impacienten. ¿Te lo imaginabas? ¡La psicología en los videojuegos nos sigue sorprendiendo! ⏳ #BarrasDeCarga Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel. Sí pueden aceptarla Keno y psicología del jugador
Esto, era obvio, te­ J Psjcología e psicologgía Hinchabolas jugadoe incidencias negativas sobre el D Sorteos de efectivo premiado c to r del p ;sicología rtid o Arruinapartidos M andón osicología y, dsl ende, sobre el H Keno y psicología del jugador m Pronósticos deportivos premium n deel L a le jugaddor p rin c ip a l G il resultado. Carlos Garrot, autor del libro Psicología del Fútbol, de Fuera del terreno de juego, hay directores técnicos, preparadores físicos, entrenadores de arqueros, médicos, fisiólogos, kinesiólogos, etcétera. Creo que este libro será un lugar de consultas inmediatas y un estímulo al desarrollo y expansión de la psicología del deporte. Estos informes se realizan para que conozcan mejor a los jugadores, tengan datos de su familia y posean más elementos para tomar me­ jores decisiones. Escuché muchas voces, muchísi­ mas, pero voy a recordar apenas dos para no aburrir ni anticiparme a lo que podrá disfrutar en el libro. Que lo disfruten Este esquema se aplica para el abordaje individual. No quiero dejar de recordar y homenajear al Dr. Las adaptaciones cuestan y mucho, y en cada caso particular to­ man un matiz diferente. Ellos también quedan del otro lado de la línea de cal. Decir entonces psicólogo o psicóloga, produce que la gente rela­ cione enseguida con un diván donde se asocia libremente, se revisan determinaciones infantiles y se hace particular hincapié en los sueños, los lapsus, los chistes, los actos fallidos y se bucea en la pro­ fundidad de la casuística de los síntomas. En la Argentina las especializaciones aun carecen de un marco legal apropiado. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en Missing Modelo de contrato de representacion de jugadores de futbol. Letonia keno 20 62 rezultate. 25 de febrero Psicologia y mente preguntas para conocer a Keno y psicología del jugador
Muchas veces Keno y psicología del jugador pregunté ante la ida Trayectoria victoriosa en el tenis fin dep temporada, del cincuenta por ciento de los psicolobía con los que trabajamos Keno y psicología del jugador el psiologíasi el trabajo de todos no caía en saco roto. Rodrigo Battaglia Altura cm. Test de Rorschach. Test de IRSA Inventario de situaciones y respuestas de ansiedad. La m isma es motivo de orgullo y responsabilidad. Joaquín Caparros, López Caro, Antonio Mendoza, Gregorio Manzano y M iguel M orilla, entre otros. Entonces, en este esquema, Vélez es un pio­ nero. En este caso, como en tantos otros, la función del psicólogo es de asesoramiento y de complemento de la del entrenador, ya que éste es el dueño de la palabra más importante para los jugadores. Peso 78Kg. Test de los 10 deseos y los 5 temores. Su lugar en el deporte es muy limitado. y un jugador cuando el caso lo requiere, o entre dos D. Compilador de hechos significativos de la historia más reciente del fútbol argentino, coloca junto a los conocimientos alcanzados en el área de la psicología del deporte los elementos necesarios para brin­ dar una base práctica a sus aseveraciones. Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación Modelo de contrato de representacion de jugadores de futbol. Letonia keno 20 62 rezultate. 25 de febrero Psicologia y mente preguntas para conocer a No sabes cómo escoger entre los mejores casinos online europeos? Descúbrelo en nuestra guía sobre cómo elegir el casino más seguro en Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Keno y psicología del jugador
Plantilla de Atlético Mineiro

Keno y psicología del jugador - Missing Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación

Ejemplo: C ó r d o b a , preparador físico de Russo, luego se quedó con su lugar de D. en Estudiantes; C a s t e l l i , preparador físi­ co de B i e l s a en México, luego se quedó con su lugar de D.

El miedo al psicólogo existe en la sociedad, no sólo en el fútbol. El psicólogo debe conocer muy bien su rol y función para no invadir te­ rrenos ajenos y soportar que lo invadan lleva tiempo hacer docencia y educar en la acción. En el fútbol existen la hipocresía, la paranoia y la incertidumbre; y el doble mensaje es el caldo gordo es un me­ dio h o s t i l donde hay muchos intereses en juego.

Y no existen ni la lógica, ni la justicia. El adversario juega y tal vez no lo dejó jugar, pero no alcanza. Un mal día lo tiene cualquiera, pero no alcanza. Sucede que la mente es, muchas veces, determinante. Tanto el jugador como el entrenador tienen que ver r e s u l t a d o s para creer en esta ciencia.

Cuando el jugador los ve, se acerca solo al psicólogo. Lo mismo ocurre con el técnico, aunque muchos de ellos puramente intuitivos, sin formación academicista, nos viven más como competidores que co­ mo ayudantes-asesores.

El técnico que no está convencido tiene sus prejuicios a flor de piel. Fue una frase exacta, y dicha en un momento para limitar mi ac­ cionar inseguridad del director técnico, talón de Aquiles de muchos profesionales.

El técnico tampoco gana y pierde partidos. El preparador físico, 53 tampoco. Ellos también quedan del otro lado de la línea de cal. Los que protagonizan la escena, los que ponen el cuerpo, los que resuelven o no resuelven, son los j u g a d o r e s. Un técnico, por más que quiera, no puede ser psicólogo.

Un pre­ parador físico, tampoco. José por P e k e r m a n ha devuelto la impor­ tancia a los Juveniles. Cumple el doble rol de técnico y también de Psi­ cólogo.

Transmite tranquilidad, humildad, y al mismo tiempo, men­ talidad ganadora Con técnicos del nivel humano y formación de P e ­ k e r m a n , con el trato que les brinda a los jugadores, ellos se sienten muy cómodos psicológicamente con su cuerpo técnico, con menos presiones, y eso se traduce en logros, éxitos y campeonatos a los he­ chos me remito.

Eso no quiere decir que un psicólogo no pueda tra­ bajar allí insertado. El trabajó y trabaja con una asistente social in­ sertada es otro rol y deriva a psicólogo casos puntuales individua­ les. Evidentemente, no ha tenido en algún momento de su carrera una feliz experiencia con un psicólogo conduciendo grupos.

El en­ foque es diferente al actual director técnico uruguayo V ÍC T O R P Ú A , que sí tiene un psicólogo trabajando allí insertado: el licenciado J e ­ s ú s C h á l e l a vino invitado a las Primeras Jornadas de Psicología y Fútbol, el 6 y 7 de noviembre de , en Ciudad Universitaria, UBA.

Individual con técnicas de psicoterapia breve, con objetivos limitados y planificación de corta duración sugestión y pedagogía. Abrimos entonces, algunos interrogantes: ¿sirve el psicólogo en el fútbol? Creo que no hay una verdad absoluta sobre la manera. Depende mucho del técnico, del psicólogo y de los jugadores.

En grupo se trabaja con una metodología diferente a la indivi­ dual: existe un establecimiento de objetivos, de redes de comunica­ ción, de patrones de solidaridad, de análisis de inconductas deporti­ 54 vas, juegos de cooperación, sesiones de respiración, relajación y visualización para descargar tensiones.

El sociograma es una de las evaluaciones grupales utilizadas que brinda los mejores resultados. Estudios realizados: Sociograma La cohesión del equipo no proviene tan solo de la integración de las fuerzas técnicas y físicas; depende también del equilibrio de las corrientes afectivas que acercan o distancian a los jugadores.

Una de las evaluaciones grupales utilizadas, con mejores resulta­ dos, es e l sociog ra m a. El cuestionario sociométrico consiste en interrogar a cada juga­ dor, primero sobre sus preferencias en materia de amistades y, a con­ tinuación, sobre sus preferencias técnicas incluidos ellos mismos , con lo que se consiguen sociogramas y sociomatrices.

Así, se obtienen datos muy relevantes, tales como: 1 Quiénes son los jugadores más y menos valorados técnicamente por el grupo; 2 Quiénes son los jugadores más y menos valorados afectivamente; 3 Cuáles son las zonas de afinidad y rechazo; 4 Cuáles son los pequeños grupos y grandes rivalidades.

Esta información tamizada y analizada se le brinda luego al en­ trenador, y a éste le resulta de mucha importancia, ya que este estudio científico del grupo por el grupo mismo le confirma datos existentes y le agrega otros nuevos grupales y en algunos casos individuales.

El estudio que se presenta a continuación fue realizado en todas las divisiones juveniles. Lo ideal es tomarlo cada tres meses, ya que los grupos y los roles son dinámicos. En casi todos los casos, los valores arrojaron que se trata de gru­ pos homogéneos y no heterogéneos.

Esto es que, de los cuatro cuadrantes posibles, los valores dan to­ dos en un cuadrante ver gráfico. Luego se saca la media de cada grupo en cada ítem afectivo o téc­ nico y se ve quién está por encima y quién por debajo.

Bien puede llamarse al sociograma, radiografía grupal. Está comprobado por intermedio de estudios psicológicos, que si hay cohesión grupal, los buenos desempeños y los buenos resultados 55 son una natural consecuencia, ya que se trata nada más ni nada me­ nos que de un deporte de interacción o de equipo o de grupo.

C onsigna : S ociograma Se trata de decidir un N ° del 0 al 20 que represente la valoración afectiva y la valoración técnica que uno siente en este momento, respecto de cada compañero de equipo incluido a uno mismo. Se pide sinceridad, por el bien de la evaluación, y se garantiza la total confidencialidad de los datos aquí vertidos.

espera que le vuelva cierta información, pero determinar cuál y cómo es un punto clave. Se trata de un tema 56 decisivo, ya que el especialista no debe traicionar ni al D. ni a los ju ­ gadores. Informará sólo aquello que es positivo que el D.

sepa por propia decisión del especialista, o por decisión del jugador o grupo. Langer nos presenta aquí — con excelente humor— cómo los intereses que reinan en el fútbol de hoy llegan a degradar la innata belleza del espectáculo.

Un error garrafal aquí, es SIN r e t o r n o. Hay jugadores muy valorados técnicamente por el grupo y sin ningún tipo de afinidad en el plano afectivo. H ipótesis: Si ese estudio se hubiese hecho en el Boca de S ilvio M arzolini y Carlos B ilardo , y los jugadores hubiesen sido sinceros, M aradona habría sacado el máximo puntaje en valora­ ción técnica y uno de los más bajos en valoración afectiva.

Las diferencias tienen efectos en el grupo. El talentoso, por más que lo sea, debe esforzarse. Si el jugador juega sólo por su ta­ lento y no por su esfuerzo, y además es el único en estas condiciones, la ley no es igual para todos y se producen resentimientos y malestar.

Es que, sin lugar a dudas, tienen efecto en el grupo y por ende en los resultados: de hecho, Boca no salió campeón. La pregunta fuea ¿Entendés para qué hay en el club un psicólogo deportólogo? Más de la mitad habían llegado a la pensión haría sólo seis meses al momento de la encuesta.

Después hacía un análisis y nos decía cómo estábamos anímicamente y en qué teníamos que mejorar. El psicólogo deportólogo es quien realiza un análisis cuali-cuantitativo de la personalidad del futbolista en la escena deportiva.

La estructura de la personalidad es la que se manifiesta en ca­ da una de esas cientos de conductas. No hay personalidad sin conducta ni hay conducta sin personali­ dad. No hay ninguna manifestación de un ser humano que no perte­ nezca a su personalidad los psicólogos deportólogos estamos capaci­ tados para modificar conductas del deportista.

La personalidad se asienta sobre un trípode formado por la cons­ titución, el temperamento y el carácter. La conducta es un proceso único y que, por lo tanto, es siempre en parte consciente y en parte in­ consciente.

Las dos cosas al mismo tiempo. Lo inconsciente no es el motor de la mente ni tampoco lo conciente es algo superficial o secundario. El aprendizaje puede ocurrir en to­ das las áreas en forma conjunta, o bien sólo en alguna de ellas en for­ ma predominante y disociada.

Hay, así, aprendizaje en el área de la mente, del cuerpo y del mundo exterior Pichón R iviére. El aprendi­ zaje de la mente es el objetivo de nuestra labor: entrenar las habi­ lidades psicológicas del futbolista. CUÁLES ¿El obstáculo más grande? El miedo. El egoísmo. El trabajo. El desaliento.

Los niños. Ser útil a los demás. La muerte. El malhumor. La mentirosa. El perdón. El hogar. El camino correcto. La paz interior. La sonrisa. E l optimismo. El deber cumplido. La fe. Los padres. El amor.

M adre T eresa de C alcuta Ansiedad. Miedo a equivocarse. Egoís­ mo. Conciencia de trabajo. Mayor comunicación. La fe confianza Yo me pregunto: Si tratamos con seres humanos y no con máqui­ nas, y podemos colaborar para diagnosticar y modificar mejorar to­ das estas sensaciones o dificultades del futbolista para que se sienta mejor y haga mejor lo que tiene que hacer, ¿somos o no necesarios?

Joaquín Caparros, López Caro, Antonio Mendoza, Gregorio Manzano y M iguel M orilla, entre otros. Encuentro de Entrenadores de la Primera División de Fútbol de España organizado por M iguel Morilla.

Sevilla, com I De izquierda a derecha: Ariel Scher periodista deportivo de Clarín , entrenador Fran­ cisco Ferraro, Marcelo Roffé, prof. Carlos Medeiro y Dr.

Daniel Martínez. O svald o Piazza exponiendo en la m esa de técnicos en las la s Jo rn a d a s de Psicología y Fútbol U BA. M e acompañan J u a n Carlos Gim énez, Ju a n Carlos G arcía, Jo s é Farías y el ex árbitro y actual D T Ricardo Calabria Objetivos de la preparación psicológica.

Planillas de seguimiento en competición. M odos de intervención. CLEMENTE Por CALOI f r i s o 'o. descubre la utilidad, se le facilitan las cosas.

Recibe una información valiosa para la que no cuenta con tiempo ni elementos científicos para recabarla. Se tiene como alternativa la búsqueda de empleo y el psicólogo puede cumplir la función de tutor de los futbolistas del interior.

S e r e a liz a n e v a lu a c io n e s 5 Se inician los t r a b a j o s g r u p a l e s en las divisiones menores, con una frecuencia semanal, donde los objetivos son variados, desta­ cándose técnicas de cohesión grupal, dinámicas que favorecen la circulación de la palabra, el conocimiento humano entre sus miembros, el aliento positivo entre sus miembros y el fortaleci­ miento del vínculo con el entrenador, entre otros.

Las temáticas desplegadas en el grupo son: disposición a entrenar físicamente, los miedos, si debe el futbolista callar o hablar cuando tiene un principio de lesión, el planteamiento de metas grupales e indivi­ duales, la importancia del aliento positivo, para qué estudiar, cómo organizarse el tiempo libre, tener novia o no, acá o allá, ¿los suplentes deben bajar los brazos?

Se utilizan medios ex­ presivos corporales que van desde el reconocimiento del pro­ pio cuerpo hasta la imitación a otra persona, lo cual obliga al futbolista a salirse de la plástica habitual, expresando aque­ llo que estaba contenido.

Por otro lado, se destina parte de la reunión al análisis de la competencia en sus determinaciones psicológicas plantea­ miento de metas. Se incluyen temas propuestos por el entrenador ya que el diálogo con el mismo es permanente.

Se persigue la optimiza- 64 ción del rendimiento en competencia. Eventualmente se comparten concentraciones con el equipo. Todo esto hace más rica la labor del deportólogo, ya que posee más información y más datos para en­ trecruzar, puede efectuar mejores diagnósticos y arribar así a óp­ timas estrategias de cambio.

Con los lesionados se traba­ ja en conjunto con el cuerpo médico. Se plantean metas cortas y se considera el apoyo y la rehabilitación psicológica tan importan­ te como la kinésica, ya que las emociones que sobrevienen en el futbolista lesionado son el desgano, la depresión, la irritabilidad, el cambio de humor y pensamientos negativos.

Se realizan visi­ tas de apoyo pre y post quirúrgicas en lesiones graves. y un jugador cuando el caso lo requiere, o entre dos D. o dos jugadores.

Objeti­ vo: vehiculizar una palabra detenida. Si el padre entiende bien su rol, cumple con una fun­ ción pacificadora y tranquilizadora sobre el futbolista en momen­ tos difíciles lo he visto en muchos casos.

En algunos casos ya con la confirmación del D. y en otros no, según lo que siente el jugador. L o ideal es trabajar an­ tes o después de los entrenamientos diarios, utilizando los días de menor carga física y de trabajo técnico-táctico. Por ejemplo, el día posterior a la competencia o el día anterior a la m ism a.

Al igual que casos clínicos son derivados. Estos informes se realizan para que conozcan mejor a los jugadores, tengan datos de su familia y posean más elementos para tomar me­ jores decisiones.

El psicólogo está capacitado para intervenir en tres niveles: a Individual casi nunca molesta. b Grupal en muchos casos molesta. c Institucional casi siempre molesta.

Para sintetizar este punto, recurriré a una metáfora futbole­ ra: el ser humano tiene cierta tendencia innata a quedarse con la última imagen. Lo mismo sucede en el fútbol con una jugada, un gol o un partido. Tomemos un gol, hay alguien que lo convierte y que se lleva todos los aplausos el D.

Pero hay jugadas donde, para que esto suceda, hubo otro delantero que se llevó las marcas y distrajo la defensa, de una manera casi invisible y su­ til, pero visible para los entendidos Ese es el psicólogo.

Ni hablar del saque rápido del arquero utilero y el toque bien dirigido del defensor médico , entre otros. Como se verá, en el fútbol uno solo no se salva O svaldo S o riano.

Debe haber cooperación y trabajo de equipo. Hay uno que tiene mayor responsabilidad y un rol asim étri­ co, y al que todos saludan cuando convierte, y otros que juegan con él y con el equipo.

Aunque no se vea. Así de sencillo. Test de Concentarción de Toulouse. Rejilla de Concentración. Rejilla de Concentración con números de diferente tamaño. Cualquiera de los tres con música fuerte no deseada símil presión externa.

Constructo Motivacional. Test de los 10 deseos y los 5 temores. Test frases Incompletas. Indicadores de Tensión y Ansiedad cuestionario. Cuestionario pre-competitivo: 50 preguntas.

Test Staxi mide tasa de enojo, rasgo y estado. Test Percepción Láminas Deportivas auto-confianza. Test H, T, P. Home, Tree, Person. Test dos personas. Test Bender mide espacialidad. Test persona bajo la lluvia reac. frente a la adversidad Adap. al fútbol. Test de la familia. Test de la familia kinética.

TRO Test de Relaciones Objétales. Test de Rorschach. Test de Personalidad Eynsenck-EPI. TAIS Nideffer. POMS Profile o f M o o d S tates Test de Planteamiento de Objetivos. Planilla Feed-Back del Test de Butt mide, entre otras cosas, agresión y suficiencia. Sociograma radiografía grupal.

Equipo titular y por qué sea técnico por diez minutos. Test de sustitución de pensamientos negativos por positivos autoconfianza. Test D. Dibujo de la Figura Humana. Planillas de seguimiento de jugador en competencia.

Test Desiderativo. Test SKT mide memoria reciente y aprendizaje. Test CPRD -f mide concentración, autoconfianza, ansiedad e influencia del estrés en el rendimiento. Motorgrama seguimiento del destino del balón entre los jugadores, quién pasa a quién.

Raven Test de Inteligencia. Dominó Test de Inteligencia. Test de Toulouse-Pieron. Test de las Presiones del futbolista Roffé. Test de los 30 miedos pág. Cuestionario M.

Cuestionario de estilo de Atribuciones. Test Esquema Corporal Reconocimiento de Zonas de Tensión. Cuestionario de Personalidad 16 PF. Test del Síntoma de carga R.

Test Trail-Making mide atención, planificación, secuenciación. Test de IRSA Inventario de situaciones y respuestas de ansiedad.

G r u p a l : Se evalúan los siguientes ítem: 1 Actitud; 2 Concentra­ ción; 3 Motivación; 4 Confianza; 5 Virtudes; 6 Defectos; 7 Ti­ pos de Comunicación; 8 Plano Conductual Disciplina ; 9 Rela­ ción del desempeño con el tiempo de juego; 10 Efectos del mar­ cador sobre el juego.

Gritarlo, ¿es un modo de confirmar el compromiso con el proyecto? Su respuesta psicológica en competencia. C O bservaciones G enerales: Puede incluir discurso del D.

Tiempo 2do. LLEGAN A DESTINO PASES 30 MTS. El lenguaje gestual ob­ servado le aportará al D. y al jugador datos. El feed-back posterior es lo más rico. Lo mismo sucede con el jugador. Para finalizar este capítulo, entonces, elegiré algunos de es­ tos puntos y los ilustraré con intervenciones vivenciadas.

A GRUPAL Recuerdo una intervención con una división mayor, cercana al plantel profesional que tuvo efectos. Esto, era obvio, te­ J u e z Hinchabolas nía incidencias negativas sobre el D ire c to r del p a rtid o Arruinapartidos M andón rendimiento y, por ende, sobre el H u m a n o L a le y p rin c ip a l G il resultado.

En nuestro encuentro posterior, varios plantearon que de esta manera lograron corregirlo. P e rissé Con otro grupo y otra división se presentó el problema de falta de activación en el inicio de la competencia, en forma reitera­ da.

Había un obstáculo que dificultaba una mejor disponibilidad men­ tal del equipo. El foco era de 15 a 20 minutos en los que se carecía de la tensión ideal. tres ejes temáticos y pala­ bras claves del grupo para que incluya en la charla técnica previa al partido; se buscó tener efectos a través de la palabra del D.

Esto luego de un ejercicio de respiración. Duran de 5 a 10 minutos y como la mente no discrimina entre realidad y fantasía, si se logra un buen entrenamiento mental, se acercan las metas.

Lo rico de hacerlo grupalmente es que luego hablamos de lo que pudo ver cada uno con los ojos de la mente y tratamos de fijar entre todos im ág en es po sitivas. Método de relajación progresiva uer pág.

JA C O B S O N Con estos ejemplos de trabajo grupal existen muchos más inten­ to mostrar la legitimidad del trabajo grupal siendo un deporte de equi­ po: así como el técnico debe asegurar que circule bien la pelota entre sus dirigidos, el psicólogo debe asegurar que circule bien la palabra.

Y am­ bas cuestiones son solidarias: esto siguiendo a P i c h ó n R i v i é r e , quien planteaba a la pelota como portadora de un mensaje. Juegos para fomentar la cohesión del equipo Uruguay, Sudamericano Sub 20, Previa interrogación individual de si estarían de acuerdo en una reunión, se realiza la misma.

Y ha sucedi­ do que el diálogo propuesto, sin llegar a ser un ciento por ciento exito­ so, ayuda a ponerle palabras a ese malestar y por ende, a aliviarlo.

Caso de mediación: jugador de selección que integraba los plan­ teles de P e k e r m a n. Vuelve al club y le piden que juegue. Lo ascienden a otra y juega un solo partido.

No conforma al D. y sale. No se había integrado todavía al grupo. Sentía que no era ni de acá ni de allá. Lo oriento, le aporto pautas para que él decida. Lo hago pensar 3 días.

Paralelamente lo hablo con los dos técnicos y el coordinador. lo iba a tener más en cuenta sin garantizarle titulari­ dad, iba a tener su oportunidad. Todos coincidimos en que era lo me­ jor para el jugador obviamente él fue el primero en llegar a esta con­ clusión.

Luego de un tiempo, y en una división de muy buenos juga­ dores, se afianzó y se transformó en un titular indiscutido. Esto lo llena de culpa, aun sabiendo que lo suyo es jugar al fútbol y que acá está bien. Luego de escucharlo largamente, le pre­ gunto ¿en qué cambiaría la situación si él estuviera en su ciudad de origen?

A los pocos días, vuelve mucho más tranquilo y aliviado di­ ciendo que esa pregunta le quedó y la pensó mucho, y que llegó a la conclusión de que él allá mucho no podría aportar Recuerdo otro jugador también de 18 años que se acerca espon­ táneamente sobreexigido y presionado por varias situaciones coinci­ dentes: parece que el técnico no lo tiene en cuenta, y se va a tener que ir luego de mucho tiempo en el club, su novia le exige más tiempo, sus amigos también y no sabe qué hacer con los estudios.

Llora en la en­ trevista. Y pensar que yo pensaba que el psicólo­ go no servía para nada. Me ayudaste un montón Me cuesta acostumbrarme a mis nuevos com­ pañeros.

Veo que el D. me pide cosas que hoy no puedo hacer. Ade­ más estoy aburrido, hasta tengo ganas de empezar la escuela. Creo que también me afectó el cambio de pensión.

Sí, tenes razón, los cam­ 75 bios me cuestan Luego de este entrenamiento mental y de un ejercicio de visualización ambos para elevar la confianza el jugador volvió a marcar. Jugador muy talentoso acercado por el D. Sus padres se llevan muy mal y él quiere viajar para solucionar­ les el conflicto.

Esta fantasía es muy común de los chicos del interior, que creen que pueden ser decisivos, cuando en realidad no lo son.

Se le muestra que quedó seleccionado entre mucha gente y que viajando corre el riesgo de interrumpir su carrera. me pidió que trabaje el fastidio que manifiesta el futbo­ lista Gonzalo cada vez que lo reemplaza ya que, de no modificarlo, perdería la titularidad de un momento a otro.

Estrategia utilizada: comunico esto al futbolista y focalizamos con técnicas de auto-control. El jugador a veces se daba cuenta y á ve­ ces no, de lo que hacía, pero empieza a ser consciente de que está en­ viando con su acción, un menstge negativo al D.

y sobre todo al grupo. Luego de investigar que en su lugar de origen nunca lo reem­ plazaban era la estrella , las reuniones apuntaron a la toma de con­ ciencia de un nuevo rol, en un nuevo equipo, y con un nuevo técnico.

Efectivamente, el futbolista pudo modificar su actitud en beneficio propio y del equipo. Estaba tan instaurado este pensamiento en su mente, que aunque lo hablamos varias veces, mostrándole la falsedad del mismo, hizo falta un partido que se lo demostrara.

Luego del mismo, en que empezó mal y siguió bien, el jugador vino y me dio la razón. Son retazos de intervenciones, con algunas modificacio­ nes para resguardar el secreto y la ética profesional.

El psicólogo tiene muchas restricciones para dar cuenta de sus intervenciones, motivo por el cual cualquier pregunta de un periodista debe ser respondida en forma limitada, en el mejor de los casos. a Espontáneamente: Esto sucede en muchos casos y por di­ versos motivos.

b Derivados: Por el técnico, el preparador físico, el médico, el kinesiólogo. c Citados por el profesional: Por rutina y control psicológi­ co de seguimiento, o por algún motivo observado en un entre­ namiento o en una competencia.

Este esquema se aplica para el abordaje individual. Para el abordaje grupal, se planifica con cada técnico la m o­ dalidad y la frecuencia. Retener el máximo de tiempo posible en los pulmones.

Exhalar lentamente por la boca hasta sentir que se desinfla. Repetir cinco veces. Hay muchos ejercicios que se centran en el diafragma y, en muchos casos, tomamos estos ejercicios como puer­ ta de entrada a la visualización.

Consiste en una serie de ejercicios que buscan contraer un grupo específico de músculos, soste­ niendo la contracción durante varios segundos antes de relajarse. Elijo tomarlo en una dirección que va desde los pies hacia la cabeza, recono­ ciendo zonas de tensión y preferentemente el día de mayor carga físi­ ca de entrenamiento al finalizar la misma.

La teoría psiconeuromuscular sugiere que impulsos similares ocurren en el cerebro y en los músculos, cuando los atletas imaginan los movimientos sin ponerlos — de hecho— en práctica.

le señala constantemente ejemplo: definir un mano a mano, tocar e ir a buscar, centrar con precisión buscan­ do a un compañero, descolgar un centro con seguridad, etcétera.

Este ejercicio enseña a corregir primero mentalmente, para luego corregir en la acción. También trabajamos mucho en fijar imáge­ nes positivas del tipo: abrazo de todo el equipo en un gol, imagen en la ducha después del partido, cantando y alegres, por una bue­ na actuación, etcétera.

Las imágenes deben ser vi­ vas y controlables J osé G il M artínez. Hay dos tipos de visualizaciones: las in te r n a s imaginándose a sí mismo y las e x te r n a s visualizándose como un espectador, desde afuera.

La búsque­ da es que los ejercicios de respiración, relajación y visualización puedan incorporarse en el futbolista como un hábito cotidiano, pa­ ra incrementar el bienestar psicológico y la actuación. Se sugiere practicarlo antes de dormir o al levantarse y hay innumerables modalidades.

La meditación y el yoga suelen ser también un buen complemento. La importancia de la prevención con los futbolistas adolescentes Langer. L OS 81 Sostendremos este interrogante hasta el final del capítulo, no sin antes decir que el concepto que manejo es la multicausalidad mu­ chas causas para la misma consecuencia.

Son muchas las tareas que el especialista puede desarrollar, y no hay una sola manera de trabajar tampoco la hay para los técnicos, los preparadores físicos o los médicos. Por empezar, diré que los objetivos son esencialmente dos: 1.

L a prevención 2. La optimización del rendimiento Prevenir significa educar y anticiparse a algo. Partamos de la base que es decisiva la elección de los técnicos de las divisiones juveniles está en manos de los directivos. El perfil del entrenador debe ser especial.

Hablamos de chicos de 13 a 19 años. Peso 73Kg. Alan Franco Altura cm. Peso 68Kg. Lugar nacimiento Alfredo Baquerizo Moreno. Alexandre Altura cm. Peso 67Kg. Caio Henrique Altura cm. Daniel Borges Altura cm.

Edenílson Altura cm. Emanuel Pereira Altura cm. Hyoran Altura cm. Peso 66Kg. Igor Gomes Altura cm. Peso 77Kg. Jair Altura cm. Peso 74Kg. Lugar nacimiento Ibirubá RS. Matías Zaracho Altura cm. Lugar nacimiento Wilde. Nacho Fernández Altura cm. Lugar nacimiento Castelli. Neto Altura cm.

Otávio Altura cm. Lugar nacimiento Maceió. Patrick Altura cm. Peso 81Kg. Paulo Vitor Altura - cm. Pedrinho Altura cm.

Peso 65Kg. Rodrigo Battaglia Altura cm. Lugar nacimiento Morón. Rubens Altura cm. Vitinho Altura cm. Vitor Graziani Altura - cm. Equipo Fluminense Fluminense Fluminense. Competición Mundial de clubes Mundial de clubes Mundial de clubes. Aplicar filtros. Mundial de clubes.

Keno y psicología del jugador - Missing Estadísticas de la temporada de Keno. Datos de goles, tarjetas amarillas y rojas y resto de datos de juego del jugador en la temporada actual Keno ; Datos personales ; Nombre completo, Marcos da Silva Franca ; Nacimiento, Salvador, Brasil 10 de septiembre de (34 años) ; Nacionalidad(es), Brasileña Psicología del jugador de fútbol plantea, desde una perspectiva original, cómo trabaja un psicólogo en el fútbol, su metodología y aplicación

Pero el retiro y su jubilación decidida o no tan­ to, es otro elemento que enriquece al análisis. Anexamos la intervención que hicimos con un gran líder como es José Pekerman.

La experiencia inigualable de ser parte, aun­ que de manera parcial y externa, de un proceso en la elite de la elite, al que llegamos luego de seis años con los juveniles de AFA en un ciclo brillante para el fútbol argentino.

Por ello, a José, a AFA y a Ferro les estaré por siempre agradecidos, porque gracias a ellos aprendí casi todo lo que sé. Agregamos dos nuevas co­ lumnas publicadas en el diario Perfil y otra en Olé. Y contamos esta vez con el prólogo de un periodista deportivo de lujo como lo es Juan Pablo Varsky, que con gusto aceptó la in­ vitación, luego de conocerlo en nuestras VI Jornadas Nacionales de Psicología del Deporte en octubre del En estos últimos años he podido recorrer muchos países con mis cursos, conferencias y libros, tales como México, España, Perú, Pa­ raguay, Colombia, Uruguay, Chile, Ecuador, Brasil, Venezuela, y la acogida y recepción de la gente me llena de entusiasmo.

Hasta el hecho de escribir para una revista japonesa para entrenadores de fútbol, nos revela que la psicología del deporte no tiene fronteras y que los sueños hay que perseguirlos.

Las mismas las pude brindar gracias a la generosidad de mi amigo y modelo en la psico­ logía del deporte, el Dr. Miguel Morilla, líder de un equipo de doce psicólogos deportivos en el club Sevilla de España.

El agradecimiento a Lugar Editorial, a la gente de APDA, a mis amigos de la SOSUPE y de España, y sobre todo a mi familia: mi esposa Débora y mis hijos Joaquín, Tobías y Salma. Los que siem­ pre están, en las buenas y en las malas, como mis padres, mis ami­ gos y mi analista. El recuerdo siempre eterno para Lucas Molina, por su muerte inentendible y para Emiliano Molina por su muerte absurda.

Sé que desde alguna estrella me guiñan un ojo. Junto a mi abuela Lo­ la y al tío Moisés. Y esa maldición con los arqueros de AFA, que la revertirá Gus­ tavo Eberto.

No quiero dejar de recordar y homenajear al Dr. Carlos Garrot, autor del libro Psicología del Fútbol, de M arcelo R offé 10 Palabras preliminares Juan Pablo Varsky En el fútbol argentino, los psicólogos tienen mala prensa.

Aun­ que sean profesionales e idóneos, son sospechosos y culpables hasta que se demuestre lo contrario. Se les invierte la presunción de inocencia.

Deben demostrar que no son alcahuetes del entrena­ dor y que no ventilarán los asuntos internos al periodismo. Sería una falta de respeto desconocer la capacidad de un DT que fue futbolista profesional para entender situaciones individua­ les y grupales de un plantel.

Desde su experiencia, puede hacer un diagnóstico certero y aportar la solución de un problema. En este ambiente se respeta y mucho la especialización. Den­ tro de la cancha, hay especialistas.

Laterales, centrales, mediocampistas defensivos, conductores, delanteros. Fuera del terreno de juego, hay directores técnicos, preparadores físicos, entrenadores de arqueros, médicos, fisiólogos, kinesiólogos, etcétera.

Curiosa­ mente o no tanto , todos los actores están habilitados para hablar de cuestiones psicológicas. Palabras como actitud, mística, lideraz­ go, desconcentraciones, distracciones forman parte del diccionario futbolero argentino.

Por supuesto, los periodistas también recurri­ mos a esos términos y hasta definimos un comentario. Sin embargo, el psicólogo deportivo -e l verdadero espe­ cialista- no tiene lugar en este ambiente.

Hablan todos, menos quien más sabe. Valiente y audaz, José Pekerman se animó a con­ tar para el seleccionado mayor que se preparaba para el Mundial de Alemania con un asesoramiento externo en este área donde to­ dos opinan y nadie sabe.

El especialista designado para ocupar ese lugar fue Marcelo Roffé, autor de este libro. Ya habían compartido una fecunda experiencia en los seleccionados juveniles con exce- 11 lentes resultados dentro y fuera de la cancha.

No era fácil asumir semejante responsabilidad. No sólo por la mala prensa, sino tam­ bién por tratarse de consagrados, con status de estrellas de rock. Muy conservadores en ese aspecto, la mayoría de estos futbolistas rechaza la relación con un psicólogo deportivo en el ámbito de un plantel.

Sí pueden aceptarla en el plano personal como lo hacen los propios entrenadores que luego no admiten psicólogos en sus cuer­ pos técnicos Desde septiembre de hasta aquel penal de Cambiasso que atajó Lehmann en Berlín, Marcelo Roffé participó de una aventu­ ra muy enriquecedora como asesor externo en el área psicológica.

En este libro, ustedes podrán disfrutar de un relato apasionado y apasionante. Con nombres propios y sin violar secretos profesiona­ les, Roffé cuenta en primera persona cómo se fue concretando el proyecto y, sobre todo, cómo entabló relación con algunos protago­ nistas.

Acaso el ejemplo más importante sea el Pato Abbondanzieri, quien públicamente confesó cuánto le había servido trabajar en el aspecto mental con un profesional del área. También Roffé hace su análisis de la exclusión de Germán Lux, en la cual fue involu­ crado desde un sector de la prensa.

Tan sólo ese capítulo ya valdría la pena. Pero este libro incluye un completo análisis del vínculo entre fútbol y psicología, que de­ safía al inicial descrédito que tiene esta fusión en el fútbol argen­ tino.

Y, como si esto fuera poco, Roffé propone una mirada diferen­ te sobre el último gran crack del fútbol mundial: Zinedine Zidane. Ese fenómeno francés que siempre usó la cabeza como nadie pa­ ra jugar y en su último partido decidió usarla para agredir al pro­ vocador Materazzi.

Sí, ya sé. Parezco un vendedor de colectivo que ofrece tres piezas al precio de una y al comprarlas, uno se da cuen­ ta de que no funciona ninguna. No será el caso, estimado lector. Lo único que tienen en común un vendedor y un psicólogo deportivo es que ambos tienen mala prensa. Que lo disfruten Juan P Varsky es Periodista deportivo, de vasta trayectoria en los medios.

Esto ocurrió el sábado doce de se­ tiembre de en el campo de deportes del Club Atlético San Loren­ zo de Almagro, en donde estaba Marcelo quien, como psicólogo, forma parte del cuerpo técnico del fútbol amateur del Club Atlético Ferro Carril Oeste; se encontraba cumpliendo con sus tareas profesionales para evaluar el comportamiento anímico, espiritual y competitivo de los chicos de las 7a, 8a y 9a divisiones de su club.

Lo importante fue que junto a ellos compartían la misma mesa sanlorencistas y huracanenses, poniendo en evidencia que la pasión futbolera no puede separar a la gente del deporte y a grupos verdade­ ramente antagónicos como en esta oportunidad.

No puedo dejar de mencionar algunos de los presentes en esa reu­ nión, dándole con esos nombres otro matiz de fútbol al libro. Y con ello apunta a darle al joven pau­ tas y orientaciones para su futuro, no sólo para su vida deportiva, si­ no que lo ayuden a encaminarse a ser un hombre de bien.

A mí su tra­ bajo me sirvió, por ejemplo, para reconocer mejor las interrelaciones grupales. Bueno, amigo lector, le llevo la ventaja de haber leído el original del libro, y no por considerarme amigo de Marcelo, le digo que prefe­ rentemente para aquellos profesionales que tienen la responsabilidad en la conducción de niños y adolescentes, al leerlo van a comprobar todo lo que se puede volcar en vuestro trabajo de docente deportivo.

Es un prólogo pequeño, con cariño, pero el contenido del libro es de un real valor. Por el prólogo y tu amistad, gracias Marcelo.

Actual Secre­ tario de la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino. El, desde su espinosa y ardua búsqueda de complementación con esa ciencia que ocupa su mente la psicología y que por razones que usted encontrará en este libro resulta una empresa auténtica­ mente titánica.

Yo, desde mi pequeño lugar de periodista deportivo que había alcanzado a ganarme en El Gráfico, la revista con la que tantas generaciones de argentinos aprendimos a leer. El andaba con su carpeta cargada de recortes y garabatos.

Yo, con mi libreta de anotaciones vacía y ansiosa de ser llenada con apuntes cuyo objetivo final era una investigación periodística que final­ mente sería publicada en la edición N° 4. El, entonces, comenzó a leerme algunas de las declaraciones que llevaba encima como tesoro invalorable.

Yo, por lo tanto, empecé a abrir los ojos cada vez más grandes. Escuché muchas voces, muchísi­ mas, pero voy a recordar apenas dos para no aburrir ni anticiparme a lo que podrá disfrutar en el libro.

Seguí atentamente, luego, lo dicho por ese otro hombre provis­ to de una lucidez fuera de lo normal como lo es el campeón mundial de ajedrez G a r r y K a s p a r o v , luego de enfrentar a la computadora Deep Blue en una partida que lo tuvo al borde de un ataque de ner­ 15 vios.

Si jugara con un humano, éste tam­ bién lo estaría. Yo siento la presión Son apenas dos muestras, pero luego comprendí que casi todos los testimonios de los protagonistas que hoy practican deportes a un nivel competitivo y aun de aquellos que son amateurs contienen en su esencia un elemento que los vincula con los intrincados mecanismos que gobiernan la mente humana.

Lo curioso, o mejor dicho lo paradójico de este asunto, es que esas situaciones que uno identifica con el sen­ tido común un golpe anímico no las resuelve el sentido común, como muchos entrenadores de fútbol pretenden arrogarse a partir de una capacidad adquirida en la Universidad de la calle no entrega título todavía , sino un hombre eficazmente preparado para comprender los mecanismos de la mente, como lo es el psicólogo deportólogo.

Esa fue una de las enseñanzas que me dejó la investigación rea­ lizada en El Gráfico. La descubrí después de llenar aquella libreta de anotaciones que había despertado vacía.

Otro paso importante, y de esto no me cabe ninguna duda, será este libro. M arcelo R offé, un colaborador incansable durante mi gestión al frente de la Secretaría de Extensión Universitaria en la Facultad de Psicología de la UBA, pone a nuestra disposición algunos aportes, pro­ ducto de su intenso trabajo de campo con el fútbol amateur del Club Ferro Carril Oeste, con un estilo entre audaz y polémico.

Formula hi­ pótesis, plantea interrogantes que en algunos casos responde y en otros deja abiertos , intenta algunas definiciones, saca algunas conclu­ siones, pero fúndamentalmente deja la puerta abierta para la discu­ sión, el debate, el aporte y el intercambio con otros especialistas.

Sin lugar a dudas, dentro de unos años, este libro será considera­ do un hito importante en el desarrollo y consolidación de la psicología aplicada al fútbol, y en la incorporación de la misma como una herra­ mienta más al servicio de cualquier entrenador a quien le interese de­ sarrollar un trabajo interdisciplinario en el fútbol.

Raúl M. Licenciado en Psicología UBA. Secretario de Ex­ tensión Universitaria de la Facultad de Psicología, UBA En la actualidad se desempeña como titular de la cátedra Psicología del Deporte en la misma casa de estudios.

arcelo Es en el marco de esta actividad intensa que elaboró y materiali­ zó sus experiencias en el fútbol por medio de esta obra. Compilador de hechos significativos de la historia más reciente del fútbol argentino, coloca junto a los conocimientos alcanzados en el área de la psicología del deporte los elementos necesarios para brin­ dar una base práctica a sus aseveraciones.

R offé nos brinda una obra amena que viene a satisfacer una ne­ cesidad que nos apremia desde hace mucho tiempo: la óptica psicoló­ gica en el fútbol.

La psicología del deporte tiene un conocimiento explícito, un es­ pacio que no da lugar al regateo, una fuerza germinativa que resulta indetenible, sobre todo cuando — como en esta obra— ocupa la activi­ dad un lugar central para su realización.

Los quince capítulos que abarca este libro son recomendables pa­ ra psicólogos, entrenadores y todos aquellos que trabajan o se vincu­ lan al fútbol. De manera especial me detuve en el capítulo seis que trata sobre la importancia de la interdisciplina.

El autor le dio un es­ pecial significado a una de las capacidades más esenciales del mundo fascinante del deporte: la capacidad de asociarse. Pienso que este es el pilar para la realización de nuestras visiones en el deporte. Creo que este libro será un lugar de consultas inmediatas y un estímulo al desarrollo y expansión de la psicología del deporte.

en Psicología Universidad de La Habana, Investigador ti­ tular del Ministerio de Ciencias, Tecnología y Medio Am biente de Cuba, Psicó­ logo del Deporte y Jefe del Departamento, de Psicología del Deporte del Instituto de Medicina del Deporte.

Miembro del Consejo Técnico Asesor del Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación IN D ER de Cuba, desde Y EN EL SECUNDO, SE SUMO UN ESTADO DE ANGUSTIA E ¡NCZRTiDUMBRE fOR TANTOS VÍA3ES A LA, FALTA DE. ELLO SOBRE a 'fD.

J osé M ar ía B u cet a ara comenzar, P me veo en la necesidad de contarles algunas cuestiones importantes en tomo del psicólogo en el deporte, 21 aun corriendo el riesgo de que hayu datos que conozcan. La psicología aplicada al deporte es una ciencia que ya lleva casi años de existencia en el campo de su aplicación e investigación el fútbol tiene en la Argentina esa edad , si bien sus raíces se ubi­ can en en el campo experimental.

Pero es en los últimos años que empieza a despuntar con un creciente atractivo para el mundo del deporte en general y para algunos profesionales que lo practican en particular Los países que estaban bajo el ala de la Unión Soviética fueron pioneros en este tipo de aportes: todos sabemos el lugar que allí tenía el deporte.

P u n í y R udik, a principios de la década del '20, basaron sus primeros años en el estudio de diferentes técnicas de evaluación psicológica: tests de inteligencia, de personalidad y de reacción moto­ ra.

Lo que obsesionaba a estos profesionales eran tres temas de estu­ dio: a la motivación, b el poder mental del deportista, y c las tensio­ nes de los atletas previas a la competencia.

Paradójicamente, Estados Unidos de América también lleva años de investigación y aplicación en esta materia, al igual que algunos países de Europa como Holanda, Dinamarca, Francia, Inglaterra, Es­ paña, Bélgica y por qué no, debemos agregar en esta lista a Cuba y a Canadá.

Es interesante rastrear los orígenes de esta ciencia: las prime­ ras investigaciones en el campo no en el laboratorio, que se ubican en en Leipzig, donde W u n d t utiliza temáticas como tiempos de reacción y cronometría mental suceden dentro de la égida del departamento de educación física.

Había un plus, algo más, que los profesores de la U. no alcanzaban a explicarse: allí na­ cen las primeras mediciones psicológicas en el marco de la integra­ ción cartesiana mente-cuerpo.

Luego en Checoslovaquia, M. V a n e k funda la Sociedad Nacional de Psicólogos del Deporte de su país y logra interesar a varios entrenadores generando la demanda de los mismos Buscan la intervención del especialista para que asesore a los entrenadores y que, a través de ellos, los deportistas de deportes de equipo rindan más.

En Estados Unidos C o l e m a n G r i f i t h maestro sin discípulos es contratado por la Universidad de Illinois para intervenir en equipos de baloncesto Y unos años después es contratado como psicólogo del deporte por uno de los equipos de béisbol más importan­ tes de su país: Chicago Cuhs.

Llegamos a Italia, donde, en , se pide desde el Comité Olím­ 22 pico Italiano C. un informe detallado médico-psicológico de cada atleta que viajará a los Juegos Olímpicos.

Esta breve y apretada síntesis, nos enseña a observar los lugares donde nace el interés de esta ciencia: en preparadores físicos, técnicos y médicos.

Son datos relevantes del pasado, que nos enseñan a entender el presente. Debemos destacar un momento de clivaje, un acontecimiento que marca un antes y un después en esta evolución: el Congreso Mundial de Psicología del Deporte desarrollado en Roma en el año , lide­ rado por el doctor F e r r u c c i o A n t o n e l l i psicoanalista que tuvo su embrión un año antes en Barcelona.

Si bien tuvo más impacto socio­ lógico que científico, con los participantes que asistieron, unió Es­ te y Occidente y selló la piedra fundamental para una publicación in­ ternacional de la especialidad Sports Journal o f Psychologist.

A partir de allí en fue en Moscú cada cuatro años se reali­ za este Congreso en una sede diferente. Es un profesional que intenta aplicar la psicología a distintas áreas: deportiva, forense, educacional, clínica, publicitaria, etcétera.

Trabaja en el campo de la Salud Mental previniendo, informando y asistiendo, in­ dividual o grupalmente, según lo requieran el área y el caso.

Una de las tantas definiciones posibles es que el psicólogo estu­ dia las motivaciones de la conducta humana. Otra, que a mí me gus­ ta, es que estudia las reacciones conscientes e inconscientes de la per­ sonalidad de un individuo o grupo. El psicólogo es el profesional que se gana la vida utilizando su ca­ pacitación para identificar y solucionar problemas específicos que son los de la conducta humana en su nivel psicológico.

En su tarea de orientación no da sólo consejos, sino que tratará de ayudar al consultante a comprender mejor su situación, esclare­ ciendo, verbalizando sus actitudes frente a conflictos, a momentos de crisis, de cambio, etcétera.

El psicólogo tiene fines inmediatos y mediatos: entre los primeros se destacan tratar de aliviar tensiones y disminuir ansiedades; entre los últimos, promover la salud, intentar que los individuos desarro­ llen sus potencialidades.

V Problem a: nunca nos enfrentamos con un hombre en general, si­ no siempre con un ser humano, individual y único. La psicología clínica está centrada en el estudio del individuo.

El psicólogo clínico estudia a personas que pueden tener desa­ justes de personalidad. También detecta deficiencias intelectua­ les de distinto tipo.

La habilidad para tratar con seres humanos es una de las condi­ ciones esenciales que debe caracterizar al psicólogo clínico. No es la única. Criterio objetivo, respeto por el otro, la ausencia de prejuicios o dogmatismos, la capacidad de adaptación a diversas situaciones, el interés por los demás, son condiciones favorables para un buen desempeño profesional.

Las cualidades que debe poseer el profesional son: ausencia de conflictos personales, grado adecuado de madurez emocional, coe­ ficiente intelectual, asimilación, concentración, memoria y capa­ cidad de observación, crítica y perseverancia. Bien, veamos entonces las diferencias, porque tanto los futbolis­ tas como los técnicos, preparadores físicos y periodistas se con­ funden muchas veces.

Eso demuestra que el tema no es tan sen­ cillo respecto del área psico-social. V Psicólogo: carrera universitaria que dura 5 ó 6 años según el pro­ grama de la Universidad el título dice Psicólogo o Licenciado en Psicología, en la República Argentina.

Da pruebas del conocimien­ to empírico de los pensamientos y los sentimientos de las personas. Cura con la palabra y elige con qué marco teórico trabajar. v Especialización en Deporte: posterior a la licenciatura.

Son cursos o seminarios de posgrado. El tiempo es variable, depende del lugar las hay también en Forense, Educacional, Clínica, Publicidad En la Argentina las especializaciones aun carecen de un marco legal apropiado. V Psicoanalista: Tanto un psicólogo como un médico pueden ser psi­ coanalistas también un antropólogo si se ha analizado y forma­ do.

Practica un método psicoterapéutico ideado por Freud , con­ 24 sistente en explorar el inconsciente del sujeto para así resolver síntomas neuróticos. L acan plantea un regreso a F reud , pero va un poco más allá en especial con las psicosis.

El psicoanalista or­ todoxo no puede trabajar en el deporte, ya que se trata de otro en­ cuadre y otros tiempos: fracasaría. Es otro sujeto y otro discurso. V Psiquiatra: Es una especialización dentro de la medicina que estu­ dia las enfermedades mentales y las deficiencias psíquicas.

Cura con medicación y ocasionalmente con la palabra o con ambas. Se presume deformación profesional en el caso que trabaje exclusi­ vamente con ella. V Psicólogo Social: Es un título oficial pero no es de carrera univer­ sitaria.

Está capacitado para coordinar grupos operativos y de trabajo. Debiera trabajar junto a un psicólogo y no está autoriza­ do a atender en forma individual. V A sistente Social o Ti'abaiador Social : Tiene como objeto de es­ tudio o de intervención, aquellas situaciones originadas por ca­ rencias.

Incluye visitas domiciliarias. Si el futbolista está cons­ tituido por factores técnicos, físicos y psico-sociales, esta área se especializa en lo social.

Su lugar en el deporte es muy limitado. V Sociólogo: Profesional que estudia la estructura, funciones y condiciones de existencia y desarrollo de las sociedades humanas.

Trabaja, en general, realizando encuestas. La sociología del de­ porte, en la Argentina, tiene, todavía, muy pocos seguidores. En la Argentina, por sus características culturales e histórico-sociales, el psicoanalista es muy consultado por la población sobre to­ do en la Capital Federal y Gran Buenos Aires.

Decir entonces psicólogo o psicóloga, produce que la gente rela­ cione enseguida con un diván donde se asocia libremente, se revisan determinaciones infantiles y se hace particular hincapié en los sueños, los lapsus, los chistes, los actos fallidos y se bucea en la pro­ fundidad de la casuística de los síntomas.

Este es el imaginario so­ cial y surge como consecuencia de múltiples causas que exceden el marco de este libro. En el Deporte es diferente. Mi experiencia me dice que cuanto ma­ 25 yor sea la caja de herramientas que tenga para asistir al deportista, mejor: hay que adaptarse a la demanda y necesidad del deportista.

Como psicólogo-psicoanalista que soy, puedo decir que utilizo los aportes del psicoanálisis1 base formativa universitaria en Buenos Ai­ res , de la teoría cognitiva, de la Gestalt, de la teoría sistémica, de la escuela de Palo Alto, de la bioenergética, del psicodrama, de la teoría genética y que además de ser flexible y entender que el fútbol como Deporte es una ciencia compleja, considero imprescindible también la utilización de tests cualitativos proyectivos y cuantitativos, conoci­ dos como psicotécnicos, individuales y grupales.

También resulta fun­ damental saber administrar técnicas de respiración, relajación y visualización que no es control mental pre y post-competencia, así co­ mo saber coordinar sesiones de grupo hablamos de un deporte de equipo.

Al futbolista, en muchos casos, hay que prestarle las pala­ bras, buscando el correlato interno de situaciones externas. Es por es­ to capacidad intelectual y por los tiempos que son muy breves, que se impone la utilización de técnicas en el aquí y ahora. Como queda dicho entonces, para trabajar de especialista en p si­ cología deportiva en un deporte como el fútbol, e intentar ser eficaz, hay que haber estudiado bastante y estar bien formado formación ecléctica ,2 además de poseer una característica especial de persona­ lidad en función del deporte elegido y su medio.

De esta manera no se garantiza nada, pero sí se evita que la expe­ riencia resulte un fracaso rotundo sucedió , fortaleciendo los prejuicios del medio. Tam bién utilizo el saber del psicoanálisis para leer situaciones institucionales.

Sólo que esta palabra está teñida de u na connotación nega­ tiva. Lo que vem os como peligroso es incorporar cualquier recurso sin fundam en­ to previo o posterior. No adherimos a ese tem or desde el m om ento que nos posicionamos desde una escucha de lo heterogéneo, del intercam bio, del diálogo y del entrecruzam iento de diferentes orientaciones, sin dogm atism os.

M i m odo de in­ tervención directriz y operativo es cognitivo-conductual, pero conozco colegas que desde la psicología sistém ica trabajan m uy bien. E se es el camino científico que elegimos. Esta diferencia es esencial: los futbolistas no son locos, enfermos o depresivos, a quienes c o m ú n m e n t e d e f i n i m o s c o m o p a ­ c i e n t e s.

Los futbolistas son deportistas que pueden sufrir blo­ queos como cualquier deportista que les impide rendir en su máxi­ mo potencial. Trabajamos con gente n o r m a l. Veamos esta definición que me parece muy clarificadora. Tampoco psicoterapeutas. Somos simplemen­ te psicólogos.

Y le explico la diferencia: el psiquiatra atiende y cu­ ra a tipos que dicen que dos más dos son cinco. Es decir, a enfermos mentales. El psicoterapeuta, a tipos que admiten que dos más dos son cuatro pero no lo soportan. O sea, a neuróticos. El psicólogo atiende a personas normales en situaciones de tareas y de cambio.

Se trata de conseguir mejor performance, aliviando esos estados de ten­ sión y de ansiedad que sufre el individuo en la vida diaria. Actualmente existen Y hoy cursan la carrera de Psicología en la Universidad de Buenos Ai­ res Debemos atender a cada país y a su dinámica profesional par­ ticular.

Está íntimamente ligada al planteamiento de objetivos. Existe lo que se llama submotivación sin objetivos claros, mala relación con el grupo, campañas mediocres, inestabilidad institu­ cional, etcétera como así también sobremotivación ante la mira­ da de alguien muy significativo, como un empresario, ante un clá­ sico, una final, un ex club, etcétera.

Esta última puede ser cau­ sa de lesiones. Un deportista, para que se precie de tal, debe te­ ner objetivos claros a corto, mediano y largo plazos. Es mucho más probable que la falta de ganas por entrenar, y hasta por com­ petir, esté ligada a la ausencia o desdibujamiento de los mismos.

Si la motivación intrínseca no está desarrollada, por más dinero que se le ofrezca al deportista motivación extrínseca no se ga­ rantiza ni el buen desempeño ni la alegría para entrenar ni la ob­ tención de un excelente resultado. Sin confianza dudará en arriesgar en una jugada, dudará en rechazar o en sa­ lir jugado si es defensor, dudará en gambetear al arquero o pa­ 28 tear con el arquero saliendo Un futbolista sin confianza es mu­ cho más fácil que se lesione.

A un futbolista sin confianza lo asal­ tan pensamientos negativos. Un futbolista sin confianza baja su cotización en cada partido. La decisión va asociada a la capacidad de arriesgar.

Como dice L ucie S fel, la decisión consta de tres pa­ sos: a preparación, b decisión momento creativo , y c ejecución. El futbolista argentino tiene muchos altibajos en su rendimiento y en esta pata la confianza reside una de sus principales causas. La confianza externa viene del D.

Pero muchas veces no alcanza. El desarrollo de la confianza interna es lo más importante a partir de un óptimo auto-diálogo.

Por ejemplo, en un test de lápiz y papel se puede obtener como dato el grado de seguridad del futbolista según el trazo y la energía con la que uti­ liza el lápiz.

Cada vez más, los D. Son jugadores que durante 15 ó 20 minutos no entran en contacto con el balón. Otro ejemplo de desconcentración muy co­ mún, es tratar de tener el balón en un pase corto, y que le pase por debajo del botín y se le vaya al lateral.

Se focaliza la atención en los aspectos relevantes de una tarea. Sabemos que el ser huma­ no posee una percepción selectiva: no puede percibir todos los es­ tímulos que lo rodean.

La percepción va asociada al interés y a la motivación. Según F reud , podríamos explicar esto con el esque­ ma del peine: Huellas mnémicas PM A ten ción : polo perceptual pp Polo m otor La voluntad no maneja el foco de atención. Según N ideffer exis­ 29 ten diferentes tipos de dirección y amplitud de estilos atencionales.

Ellos son: a Amplia externa. b Reducida externa. c Amplia interna. d Reducida interna. Y en el momento en que se equi­ vocan porque no son máquinas , se van del partido.

Hay futbolistas que no soportan las presiones externas, sean gritos o insultos del público, o calificaciones del periodismo, o la presión que significa el dinero en el fútbol profesional si gana­ mos cobramos tanto; si perdemos, nada Me permito disentir con el mayor de los respetos con este ídolo: los periodistas hacen su trabajo.

Si al jugador lo afecta, hay que ver por qué. Y esa fortaleza mental, con mucho trabajo, se puede desarrollar. En ge­ neral, estos jugadores fueron líderes y no necesitaron entrenar la mente para poseer esa fortaleza. Es así que desde esta mane­ ra de pensar un enfoque narcisista , tapan las diferencias y anulan la posibilidad de nuestro aporte.

Sobre estas cuatro aptitudes psicológicas de los futbolistas, el psi­ cólogo puede y debe operar. El objetivo: que el futbolista rinda su má­ ximo potencial y obtenga en competencia una buena performance. Sabemos que la torta del rendimiento deportivo está compues­ ta de esta manera: 30 Entonces, en seguida surgen las dudas: si entrena la técnica y el físico Esa fue la pregunta que muy pocos supieron responder y que me abrió la primera puerta del libro.

El técnico y muchas veces el preparador físico al estar tanto tiempo con los jugadores, los conoce a la perfec­ ción y su palabra es decisiva. Hay una quinta pata que podemos agregar: la C o h e s i ó n G r u p a l. Concepto dinámico que fluctúa con la competencia resultados. Es lo que tiene que tener un grupo sentimiento del nosotros , para transformarse en un equipo deportivo.

Características más importantes de un equipo deportivo V Identidad V Normas v Similaridad V Estabilidad V Objetivos claros V Sentimiento de pertenencia V Cooperación entre sus miembros V Respeto V Un técnico que sea líder V Identificación de los deportistas con el estilo de juego V Comunicación V Un capitán líder elegido por el grupo V Atmósfera de confort psicológico V Jerarquía de los miembros: roles V Adaptación V Orientación para lograr resultados buenos personales deportivos y de equipo V Responsabilidad V Creatividad El equipo deportivo es una red de comunicación.

Los partidos de fútbol son sucesivas relaciones espacio-temporales entre futbolistas como individuos y los equipos como grupos humanos deportivos. La intervención es a partir de lo observado en en­ trenamientos y competencias, el trabajo grupal, las entrevistas individuales y las charlas con el técnico.

casos de media­ ción entre dos jugadores , que por hablarse el defensor y el arque­ ro pueden evitar un gol, y que por no hacerlo dos atacantes pue­ den perderlo. Ejemplo: ayudarlo a vencer los miedos para que hable con el técnico cuan­ do necesita una explicación o para saber en qué debe mejorar.

Como su escucha es diferente y puede ha­ cer algo distinto con aquello que receptiviza, es en muchos casos buscado por miembros del cuerpo técnico de otras disciplinas, co­ mo consejero. Existen investigaciones psicológicas que determinan que en los grupos en los que todos cobran igual recordar orquesta del maestro O s v a l d o P u g l i e s e y cuyos deportistas posean la misma técnica, se daría un mayor grado de cohesión grupal, al borrarse las diferencias.

Aunque las nuevas reglas del mercado vos valés Para entender el comportamiento de los hombres desde el punto de vista afectivo citaré la célebre parábola de S chopenhauer sobre los puercoespines que sufren el frío. Pero, desgraciadam ente in com odados p o r los p i n ­ chazos de su s p ú a s, no tardaron en separarse de n u evo unos de otros.

Explicar este concepto es muy sencillo: en un trabajo o empresa donde el clima laboral es bueno, donde hay respeto entre los com­ pañeros, donde todos trabajan por el mismo objetivo — el bien de la empresa— donde hay solidaridad y donde el jefe no es autoritario, los empleados rinden más.

Hay investigadores en la materia, que dicen que son los resulta­ dos positivos los que unen al grupo. Es posible, pero mi experiencia me dice que la primera variable tiene mucha mayor incidencia.

Existen distintas evaluaciones grupales que revelan la conforma­ ción del grupo. Y luego un trabajo en el mismo grupo que se dirige a conceptos básicos como solidaridad, cooperativismo y respeto.

Hay técnicos muy distintos. Hay técnicos que me han dado la li­ bertad de trabajar grupal e individualmente con los jugadores. Otros sólo aceptan que mi aporte sirve desde lo individual y nun­ ca sobre lo grupal. Es respetable y entendible. El técnico, en general, es muy celoso de su grupo.

La confianza se construye; aunque, como decía A l b e r t E i n s t e i n , es más fácil destruir un protón que un prejuicio El técnico debe lidiar, en varias ocasiones, con gente que intenta sugerirle o armarle el equipo: directivos, preparadores físicos, jugado­ res, periodistas en el fútbol profesional.

El psicólogo debe lidiar, algunas veces, con compañeros de tra­ bajo que dicen ser un poco psicólogos ¿? Por eso, muchas veces yo los entiendo y los justifico, y también pido que ellos nos entiendan a mí y a mis colegas.

El ser humano, por error, cree en algunos momentos que sabe todo. Por esto mismo soy tan cuidadoso de no invadir áreas que no me corresponden, y pido lo mismo respecto de la mía. Sucede que durante años, y en algunos clubes actualmente, el aspecto anímico quedó en manos de técnicos principalmente, y ocasionalmente en manos de preparadores físicos o médicos.

Delimitar los campos es el primer paso para desembocar en un posible trabajo interdisciplinario. Por supuesto, eso es otra cosa.

En ese caso son estrategias psicológicas y debe tenerlas. Si bien cuando los D. Trataré de buscar argumentos a favor y en contra de esto, evitan­ do empantanamos en cuestiones menores tales como Machismo vs.

Particularmente, no veo dificultad alguna para que sea una psicóloga especializada en deporte quien se inserte en el fútbol si alcan­ za el grado de formación ya descripto anteriormente de hecho ya hay algunos casos últimamente.

Además, si es aceptada en este prejuicioso mundillo psicóloga y además mujer , su diferencia sexual puede ser bien aprovechada co­ mo arma de seducción innata en toda mujer que se precie de tal, en beneficio de los aportes de la psicología al fútbol charlas con los téc­ nicos y con los jugadores.

Es importante destacar que además de su formación profesional y académica, el perfil de personalidad de la profesional debe ser fuer­ te, imponer respeto y poner ciertos límites necesarios para el éxito del trabajo.

No veo inconveniente alguno que ingrese en los vestuarios en competencias, por ejemplo , ¡no cuando los futbolistas se estén du­ chando o cambiando! Tal vez las mismas ventajas de circular dentro de los prejuicios: el fútbol aún es una tierra no conquistada por la mujer. Las barreras existen: no hay técnicos ni pre­ paradores físicos, ni médicos, ni kinesiólogos mujeres en la Argentina en el fútbol profesional y amateur.

Este dato no es casual. Tampoco existen árbitros mujeres. En la medida en que la mujer empiece a ocupar más lugares en el fútbol, ya sea en las tribunas, jugándolo o cerca de los futbolistas psicólogas, nutricionistas, fisiólogas, asistentes sociales , esto puede y debe ir modificándose.

Las barreras, además de prejuiciosas, pueden ser políticas. Hay hombres que disfrutan mucho del fútbol, justamente, porque 36 no hay lugar para la mujer, porque la mujer queda afuera Tal vez la única ventaja que veo, basándome en mi experiencia, es el hecho de conocer desde siempre algunos códigos del fútbol.

Me refiero a la V i v e n c i a : jugar al fútbol desde pequeño, tener fo­ tos desde los dos años abrazando una pelota, haber jugado campeo­ natos infantiles y juveniles, haber competido en mayores en dos ligas amateur super-competitivas durante diez años y concurrir a la can­ cha en forma ininterrumpida a ver a mi equipo desde los cinco años, edad en la que mi padre me llevó por primera vez Esta vivencia, sentir el fútbol tan hondo, conocer el lugar social que ocupa, haberlo disfrutado y compartido, jugándolo o admirándo­ lo en su escenario natural, creo que me han dado una serie de elemen­ tos, no decisivos para el trabajo, pero sí importantes y de cierta ma­ nera insustituibles.

A la edad de 6 años, junio a Heber Mastrángelo, jugador de River Píate. Trabajando en el campo con el jugador Leonel Carrizo, divisiones inferiores de Ferro Carril Oeste. E n un entretiempo, observando la charla m antenida por el entrenador Rodolfo Pereira con su s dirigidos.

Este entrenador dirigió, años m ás tarde, la prim era división. N O L Penoqho ua a patear el. Ediciones De Ixi Flor, Buenos Aires A vos te cuento cosas como a un amigo, que al DT nunca le contaría.

Ahora los clubes europeos, y algunos latinoamericanos tienen psi­ cólogos, como las fábricas: los dirigentes no les pagan para que ayuden a las almas atribuladas, sino para que aceiten las máquinas y eleven 51 su rendimiento.

Rendimiento laboral: aun­ que en este caso la mano de obra sea más bien pie de obra, la verdad es que losjugadores profesionales brindan su fuerza de trabajo a las fábricas de espectáculos, que les exigen la máxima productividad a cambio de un salario.

La cotización depende del rendimiento; y cuan­ to más les pagan, más les exigen. Entrenados para ganar o ganar, ex­ primidos hasta la última caloría, les exigen más que a los caballos de carrera. E duardo G aleano ES EL f u n d a m e n t o para que una ciencia aplicada, ca­ si ausente hasta hoy, se incorpore a este deporte?

Según mi enfoque teórico-práctico, estamos para las dos cosas, y tampoco nuestra función se agota allí. Tipo de equipo Club Usa los desplegables para filtrar qué estadísticas quieres mostrar Temporada Equipo Fluminense Fluminense Fluminense.

Competición Mundial de clubes Mundial de clubes Mundial de clubes. Aplicar filtros. Contenidos mover a la barra lateral ocultar.

Artículo Discusión. Leer Editar Ver historial. Herramientas Herramientas. Lo que enlaza aquí Cambios en enlazadas Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Obtener URL acortado Descargar código QR Elemento de Wikidata.

Crear un libro Descargar como PDF Versión para imprimir. Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada. Consultado el 8 de enero de Globo Esporte. Control de autoridades Proyectos Wikimedia Datos: Q Deportistas Soccerway : Transfermarkt : FootballDatabase : BDFutbol : Datos: Q Categorías : Hombres Nacidos en Futbolistas de Brasil Futbolistas del Paraná Clube Futbolistas del Santa Cruz Futebol Clube Futbolistas del Esporte Clube São José Futbolistas del Club Atlas de Guadalajara en los años Futbolistas de la Associação Atlética Ponte Preta Futbolistas de la Sociedade Esportiva Palmeiras Futbolistas del Pyramids Football Club Futbolistas del Al-Jazira Sporting Club Futbolistas del Clube Atlético Mineiro Futbolistas del Fluminense Football Club Nacidos en Salvador Afrobrasileños.

Trabaja en el campo de ujgador Salud Mental previniendo, Keno y psicología del jugador psiicología asistiendo, in­ dividual o grupalmente, según lo requieran el área Keno y psicología del jugador el caso. Rodillos Móviles Giros Gratis las juggador superiores psicoogía mayor porcentaje de abandono jhgador al acercamiento jigador pro­ fesionalismo, a la exigencia escolar y deportiva y a las motivacio­ nes personales propias de la edad. Equipo titular y por qué sea técnico por diez minutos. Kauan Altura - cm. M arcelo R offé 10 Palabras preliminares Juan Pablo Varsky En el fútbol argentino, los psicólogos tienen mala prensa. De acuerdo con lo dicho, se establecen diversas estrategias psicológicas de cambio que permiten dismi­ nuir y controlar la inestabilidad emocional ante situaciones de presión en competencia, a saber: 1.

By Gugis

Related Post

1 thoughts on “Keno y psicología del jugador”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *